Orantes

 


Las Carmelitas Misioneras prolongamos en la Iglesia una tradición espiritual que coloca la oración en el centro de la vida. Entendida como experiencia viva de Jesucristo, crea y alimenta los lazos de fraternidad; crece y se desarrolla en un clima teologal profundo; se fortalece y sostiene en el ejercicio de la abnegación evangélica. En nuestra vocación se conjugan y complementan armoniosamente las diversas formas de oración. La oración íntima y personal de trato amistoso con Dios anima y vivifica la oración litúrgica y ésta a su vez, alimenta y robustece nuestro trato familiar con el Señor.

La Eucaristía es signo y sacramento de nuestra unión esponsal con Cristo. Mediante la participación diaria en el Cuerpo y Sangre del Señor se activa en nosotras la comunión con toda la Iglesia y adquiere plenitud nuestra consagración religiosa.