Contenido de este artículo
Salterio IV Semana
Domingo IV
Lunes IV
Martes IV
Miércoles IV
Jueves IV
Viernes IV
Sábado IV
Anexo
Todas las páginas


VIERNES IV

LAUDES       (Oración de la mañana)

 

INVOCACIÓN INICIAL

V. Señor, ábreme los labios.

R. Y mi boca proclamará tu alabanza.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Invitatorio

Ant.   El Señor es bueno, bendecid su nombre.

 

Salmo del invitatorio (23, 66, 94 o 99)*

 

Repetir antífona

 

Himno para el Tiempo ordinario:

Eres la luz y siembras claridades;

abres los anchos cielos, que sostiene

como columna el brazo de tu Padre.

 

Arrebatada en rojos torbellinos,

el alba apaga estrellas lejanísimas;

la tierra se estremece de rocío.

 

Mientras la noche cede y se disuelve,

la estrella matinal, signo de Cristo,

levanta el nuevo día y lo establece.

 

     Eres la luz total, día del día,

el Uno en todo, el Trino todo en Uno:

¡gloria a tu misteriosa teofanía! Amén.

 

Otro HIMNO   

Por el dolor creyente que brota del pecado;

por haberte querido de todo corazón;

por haberte, Dios mío, tantas veces negado,

tantas veces pedido, de rodillas, perdón.

 

Por haberte perdido, por haberte encontrado.

Porque es como un desierto nevado mi oración;

porque es como la hiedra sobre un árbol cortado

el recuerdo que brota cargado de ilusión.

 

Porque es como la hiedra, déjame que te abrace,

primero amargamente, lleno de flor después,

y que a mi viejo tronco poco a poco me enlace,

y que mi vieja sombra se derrame a tus pies. Amén

 

SALMODIA

Antífona 1

Fuera del tiempo pascual: Oh Dios, crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme.

Viernes antes del 24 de diciembre: De Sión vendrá el Señor que ha de reinar: su nombre será Emmanuel.

Tiempo pascual: Cristo se entregó por nosotros a Dios como oblación y víctima. Aleluya.

 

Salmo 50: Misericordia, Dios mío

Renovaos en la mente y en el espíritu

y vestíos de la nueva condición humana.

(Ef 4,23-24)

Misericordia, Dios mío, por tu bondad,

  por tu inmensa compasión borra mi culpa;

  lava del todo mi delito,

  limpia mi pecado.

Pues yo reconozco mi culpa,

  tengo siempre presente mi pecado:

  contra ti, contra ti sólo pequé,

  cometí la maldad que aborreces.

En la sentencia tendrás razón,

  en el juicio resultarás inocente.

  Mira, en la culpa nací,

  pecador me concibió mi madre.

Te gusta un corazón sincero,

  y en mi interior me inculcas sabiduría.

  Rocíame con el hisopo: quedaré limpio;

  lávame: quedaré más blanco que la nieve.

Hazme oír el gozo y la alegría,

  que se alegren los huesos quebrantados.

  Aparta de mi pecado tu vista,

  borra en mí toda culpa.

Oh Dios, crea en mí un corazón puro,

  renuévame por dentro con espíritu firme;

  no me arrojes lejos de tu rostro,

  no me quites tu santo Espíritu.

Devuélveme la alegría de tu salvación,

  afiánzame con espíritu generoso:

  enseñaré a los malvados tus caminos,

  los pecadores volverán a ti.

Líbrame de la sangre, oh Dios,

  Dios, Salvador mío,

  y cantará mi lengua tu justicia.

  Señor, me abrirás los labios,

  y mi boca proclamará tu alabanza.

Los sacrificios no te satisfacen:

  si te ofreciera un holocausto, no lo querrías.

  Mi sacrificio es un espíritu quebrantado;

  un corazón quebrantado y humillado,

  tú no lo desprecias.

Señor, por tu bondad,  favorece a Sión,

  reconstruye las murallas de Jerusalén:

  entonces aceptarás los sacrificios rituales,

  ofrendas y holocaustos,

  sobre tu altar se inmolarán novillos.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Antífona 1

Fuera del tiempo pascual: Oh Dios, crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme.

Viernes antes del 24 de diciembre: De Sión vendrá el Señor que ha de reinar: su nombre será Emmanuel.

Tiempo pascual: Cristo se entregó por nosotros a Dios como oblación y víctima. Aleluya.

 

Antífona 2

Fuera del tiempo pascual: Alégrate, Jerusalén, porque en ti se reunirán todos los pueblos.

Viernes antes del 24 de diciembre: Perseverad constantes, a vosotros vendrá el auxilio del Señor.

Tiempo pascual: Jerusalén, ciudad de Dios, una luz esplendente te iluminará. Aleluya.

 

Cántico  ACCION DE GRACIAS POR LA LIBERACION DEL PUEBLO

 Tb 13, 10-15. 17-19

El pueblo de Dios desterrado en Babilonia, como nosotros hoy hostigados por múltiples males, nos alegramos en la certeza del favor de Dios que un día prevalecerá para nuestro consuelo. Que todos alaben al Señor y le den gracias en Jerusalén. Jerusalén, ciudad santa, Él te castigó por las obras de tus hijos, pero volverá a apiadarse del pueblo justo.

Me enseñó la ciudad santa, Jerusalén,

que traía la gloria de Dios (Ap 21, 10.11)

Que todos alaben al Señor

y le den gracias en Jerusalén.

Jerusalén, ciudad santa,

Él te castigó por las obras de tus hijos,

pero volverá a apiadarse del pueblo justo.

Da gracias al Señor como es debido

y bendice al rey de los siglos,

para que su templo

sea reconstruido con júbilo,

para que Él alegre en ti

a todos los desterrados,

y ame en ti a todos los desgraciados,

por los siglos de los siglos.

Una luz esplendente iluminará

a todas las regiones de la tierra.

Vendrán a ti de lejos muchos pueblos,

y los habitantes del confín de la tierra

vendrán a visitar al Señor, tu Dios,

con ofrendas para el rey del cielo.

Generaciones sin fin

cantarán vítores en tu recinto,

y el nombre de la elegida

durará para siempre.

Saldrás entonces con júbilo

al encuentro del pueblo justo,

porque todos se reunirán

para bendecir al Señor del mundo.

Dichosos los que te aman,

dichosos los que te desean la paz.

Bendice, alma mía, al Señor,

al rey soberano,

porque Jerusalén será reconstruida,

y, allí, su templo para siempre.

 

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Antífona 2

Fuera del tiempo pascual: Alégrate, Jerusalén, porque en ti se reunirán todos los pueblos.

Viernes antes del 24 de diciembre: Perseverad constantes, a vosotros vendrá el auxilio del Señor.

Tiempo pascual: Jerusalén, ciudad de Dios, una luz esplendente te iluminará. Aleluya.

Antífona 3

Fuera del tiempo pascual: Sión, alaba a tu Dios, que envía su mensaje a la tierra.

Viernes antes del 24 de diciembre: Yo miro atento al Señor; espero en Dios, mi salvador.

Tiempo pascual: Vi la nueva Jerusalén, que descendía del cielo. Aleluya.

 

Salmo 147 HIMNO POR LA RESTAURACIÓN DE JERUSALÉN

Proclamamos nuestra esperanza en el reinado de Dios, en el poder favorable suyo para con su porción en la tierra. Confiamos en la presencia y acción suya presente ya en los fenómenos simples de la vida, tanto como en sus promesas.

Ven acá, voy a mostrarte a la novia,

a la esposa del Cordero (Ap 21, 9)

 

Glorifica al Señor, Jerusalén;

  alaba a tu Dios, Sión:

  que ha reforzado los cerrojos de tus puertas,

  y ha bendecido a tus hijos dentro de ti;

  ha puesto paz en tus fronteras,

  te sacia con flor de harina.

 

Él envía su mensaje a la tierra,

  y su palabra corre veloz;

  manda la nieve como lana,

  esparce la escarcha como ceniza;

 

Hace caer el hielo como migajas

  y con el frío congela las aguas;

  envía una orden, y se derriten;

  sopla su aliento, y corren.

 

Anuncia su palabra a Jacob,

  sus decretos y mandatos a Israel;

  con ninguna nación obró así,

  ni les dio a conocer sus mandatos.

 

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

 Antífona 3

Fuera del tiempo pascual: Sión, alaba a tu Dios, que envía su mensaje a la tierra.

Viernes antes del 24 de diciembre: Yo miro atento al Señor; espero en Dios, mi salvador.

Tiempo pascual: Vi la nueva Jerusalén, que descendía del cielo. Aleluya.

 

Tiempo ordinario

 

 LECTURA BREVE      Gal. 2, 19b- 20

   Estoy crucificado con Cristo; vivo yo, pero no soy yo, es Cristo quien vive en mi. Y, mientras vivo en esta carne, vivo de la fe en el Hijo de Dios, que me amó hasta entregarse por mí.

 

RESPONSORIO BREVE

V. Invoco al Dios Altísimo, al Dios que hace tanto por mí.

R. Invoco al Dios Altísimo, al Dios que hace tanto por mí.

 

V. Desde el cielo me enviará la salvación.

R. Al Dios que hace tanto por mí.

 

V. Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.

R. Invoco al Dios Altísimo, al Dios que hace tanto por mí.

 

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el sol que nace de lo alto.

Benedictus       Lc 1, 68-79

EL MESÍAS Y SU PRECURSOR

Repetir antífona

 

PRECES

Confiados en Dios, que cuida con solicitud  de todos los que ha creado y redimido con la sangre de su Hijo, invoquémosle diciendo:

 

Escucha, Señor, y ten piedad

 

Dios misericordioso, asegura nuestros pasos en el camino de la verdadera santidad,

—y haz que busquemos siempre todo lo que es verdadero, justo y amable.

 

por el honor de tu nombre, no nos desampares para siempre,

—no rompas tu alianza, Señor.

 

Acepta nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humilde,

—porque los que en ti confían no quedan defraudados.

 

Tú que has querido que participáramos en la misión profética de Cristo,

—haz que proclamemos ante el mundo tus hazañas.

 

Se pueden añadir algunas intenciones libres

 

Dirijámonos al Padre, con las mismas palabras que Cristo nos enseñó: Padre nuestro

 

Oración

     Te pedimos, Señor, tu gracia abundante, para que nos ayude a seguir el camino de tus mandatos, y así gocemos de tu consuelo en esta vida y alcancemos la felicidad eterna.

—Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

R/. Amén.

CONCLUSIÓN

V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.

R. Amén.

 

VÍSPERAS

Viernes IV por la tarde

 

SALUDO INICIAL:

V. Dios mío, ven en mi auxilio.

R. Señor, date prisa en socorrerme.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Himno del Tiempo ordinario

 Te damos gracias, Señor,

porque has depuesto la ira

y has detenido ante el pueblo

la mano que lo castiga.

Tú eres el Dios que nos salva,

la luz que nos ilumina,

la mano que nos sostiene

y el techo que nos cobija.

Y sacaremos con gozo

del manantial de la Vida

las aguas que dan al hombre

la fuerza que resucita.

Entonces proclamaremos:

«¡Cantadle con alegría!

¡El nombre de Dios es grande;

su caridad, infinita!

¡Que alabe al Señor la tierra!

Cantadle sus maravillas.

¡Qué grande, en medio del pueblo,

el Dios que nos justifica!» Amén.

Otro HIMNO

Eres la luz y siembras claridades,

eres amor y siembras armonía

desde tu eternidad de eternidades.

 

Por tu roja frescura de alegría,

la tierra se estremece de rocío,

Hijo eterno del Padre y de María.

 

En el cielo del hombre, oscuro y frío,

eres la luz total, fuego del fuego,

que aplaca las pasiones y el hastío.

 

Entro en tus esplendores, Cristo, ciego;

mientras corre la vida paso a paso,

pongo mis horas grises en tu brazo,

y a ti, Señor, mi corazón entrego.  Amén

 

SALMODIA

 

Antífona 1

Fuera del tiempo pascual: Día tras día, te bendeciré, Señor, y narraré tus maravillas.

Viernes antes del 24 de diciembre: De Sión vendrá el Señor que ha de reinar: su nombre será Emmanuel.

Tiempo pascual: Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único. Aleluya.

Salmo 144  I  HIMNO A LA GRANDEZA DE DIOS

Tú, Señor, el que eras y el que

eres, el Santo, eres justo (Ap 16, 5)

Te ensalzaré, Dios mío, mi rey;

  bendeciré tu nombre por siempre jamás.

 

Día tras día, te bendeciré

  y alabaré tu nombre por siempre jamás.

 

Grande es el Señor, merece toda alabanza,

  es incalculable su grandeza;

  una generación pondera tus obras a la otra,

  y le cuenta tus hazañas.

 

Alaban ellos la gloria de tu majestad,

  y yo repito tus maravillas;

  encarecen ellos tus temibles proezas,

  y yo narro tus grandes acciones;

  difunden la memoria de tu inmensa bondad,

  y aclaman tus victorias.

 

El Señor es clemente y misericordioso,

  lento a la cólera y rico en piedad;

  el Señor es bueno con todos,

  es cariñoso con todas sus criaturas.

 

Que todas tus criaturas te den gracias,  Señor,

  que te bendigan tus fieles;

  que proclamen la gloria de tu reinado,

  que hablen de tus hazañas;

 

explicando tus hazañas a los hombres,

  la gloria y majestad de tu reinado.

  Tu reinado es un reinado perpetuo,

  tu gobierno va de edad en edad.

 

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Antífona 1

Fuera del tiempo pascual: Día tras día, te bendeciré, Señor, y narraré tus maravillas.

Viernes antes del 24 de diciembre: De Sión vendrá el Señor que ha de reinar: su nombre será Emmanuel.

Tiempo pascual: Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único. Aleluya.

Antífona 2

Fuera del tiempo pascual: Los ojos de todos te están aguardando, Señor; tu estás cerca de los que te invocan.

Viernes antes del 24 de diciembre: Perseverad constantes, a vosotros vendrá el auxilio del Señor.

Tiempo pascual: Al Rey de los siglos, inmortal, invisible, todo honor y toda gloria. Aleluya.

Salmo 144 II

El Señor es fiel a sus palabras,

  bondadoso en todas sus acciones.

  El Señor sostiene a los que van a caer,

  endereza a los que ya se doblan.

 

Los ojos de todos te están aguardando,

  tú les das la comida a su tiempo;

  abres tú la mano,

  y sacias de favores a todo viviente.

 

El Señor es justo en todos sus caminos,

  es bondadoso en todas sus acciones;

  cerca está el Señor de los que lo invocan,

  de los que lo invocan sinceramente.

 

Satisface los deseos de sus fieles,

  escucha sus gritos, y los salva.

  El Señor guarda a los que lo aman,

  pero destruye a los malvados.

 

Pronuncie mi boca la alabanza del Señor,

  todo viviente bendiga su santo nombre

  por siempre jamás.

 

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Antífona 2

Fuera del tiempo pascual: Los ojos de todos te están aguardando, Señor; tu estás cerca de los que te invocan.

Viernes antes del 24 de diciembre: Perseverad constantes, a vosotros vendrá el auxilio del Señor.

Tiempo pascual: Al Rey de los siglos, inmortal, invisible, todo honor y toda gloria. Aleluya.

 Antífona 3

Fuera del tiempo pascual: Justos y verdaderos son tus caminos, ¡oh Rey de los siglos!

Viernes antes del 24 de diciembre: Yo miro atento al Señor; espero en Dios, mi salvador.

Tiempo pascual: Mi fuerza y mi poder es el Señor, Él fue mi salvación. Aleluya.

Cántico  Ap. 15, 3-4

Himno de adoración

 

Grandes y maravillosas son tus obras,

Señor, Dios omnipotente,

justos y verdaderos tus caminos,

¡oh Rey de los siglos!

 

¿Quién no temerá, Señor,

y glorificará tu nombre?

porque tú solo eres santo,

porque vendrán todas las naciones

y se postrarán en tu acatamiento,

porque tus juicios se hicieron manifiestos.

 

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Antífona 3

Fuera del tiempo pascual: Justos y verdaderos son tus caminos, ¡oh Rey de los siglos!

Viernes antes del 24 de diciembre: Yo miro atento al Señor; espero en Dios, mi salvador.

Tiempo pascual: Mi fuerza y mi poder es el Señor, Él fue mi salvación. Aleluya.

Tiempo ordinario

LECTURA BREVE            Rm. 8,1-2

No hay ya condenación para los que están en Cristo Jesús, porque la ley del espíritu de vida en Cristo Jesús me libró de la ley del pecado y de la muerte.

 

RESPONSORIO BREVE

V/. Cristo murió por los pecados, para conducirnos a Dios.

R/. Cristo murió por los pecados, para conducirnos a Dios.

V/. Como era hombre, lo mataron; pero, como poseía el Espíritu, fue devuelto a la vida.

R/. Para conducirnos a Dios.

V/. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

R/. Cristo murió por los pecados, para conducirnos a Dios.

 

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant.  El Señor nos auxilia a nosotros, sus siervos, acordándose de su misericordia.

 

Magníficat        Lc 1, 46-55

Alegría del alma en el Señor

Repetir antífona

 

 PRECES

Invoquemos a Cristo, en quien confían los que conocen su nombre, diciendo:

Señor, ten piedad.

 

Señor Jesucristo, consuelo de los humildes,

—dígnate sostener con tu gracia nuestra fragilidad, siempre inclinada al pecado.

Que los que por nuestra debilidad estamos inclinados al mal

—por tu misericordia obtengamos el perdón.

Señor, a quien ofende el pecado y aplaca la penitencia,

—aparta de nosotros el azote de tu ira, merecida por nuestros pecados.

Tú que perdonaste a la mujer arrepentida y cargaste sobre los hombros la oveja descarriada,

—no apartes de nosotros tu misericordia.

Se pueden añadir algunas intenciones libres

 

Tú que por nosotros aceptaste el suplicio de la cruz,

—abre las puertas del cielo a todos los difuntos que en ti confiaron.

 

Reconociendo que nuestra fuerza para no caer en la tentación se halla en Dios, digamos confiadamente: Padre nuestro

 

Oración

     Señor, Padre santo, que quisiste que tu Hijo fuese el precio de nuestro rescate, haz que vivamos de tal manera que, tomando parte en los padecimientos de Cristo, nos gocemos también en la revelación de su gloria.

—Él, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

.R/. Amén.

CONCLUSIÓN

V.  El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.

R.  Amén.



 faceb twitter

Ingresa

Recordarme

Barcelona 2017

formacion-carismatica-2017

Noticias

Solidarity with the flood victims, Nepal

Flood3

Aula de formación

logo-aula

Vidas ejemplares

Vidas-ejemplares-imagen

Juniorado Inter

 Comunicaciones

Salamanca-1-2017


Calendario Palautiano 2017

calendar

Idioma

Acción Pastoral

Pastoral-Argentina

taiwan-

cm-corea

rumania1

Thailandia

polonia-2015

Brasil1

Info Demarcaciones

INFO-DEM

Brasil 2017

Brasil-2017

Cátedra de Francisco Palau

CMS

logocms

CM Mártires

Presentación Canto a lo Divino

Foscarmis

solidaridad1-1

Video Cantayrac

Ciudad de Dios

ciudaddedios

El Carmelo de Cali

carmelo-cali

Contáctanos

 

email logo1Si deseas comunicarte con nosotras, escríbenos a carmisioneras@gmail.com tendremos el gusto de responder tus inquietudes.