Contenido de este artículo
Salterio IV Semana
Domingo IV
Lunes IV
Martes IV
Miércoles IV
Jueves IV
Viernes IV
Sábado IV
Anexo
Todas las páginas

MIÉRCOLES IV

LAUDES             (Oración de la mañana)

INVOCACIÓN INICIAL

V. Señor, ábreme los labios.

R. Y mi boca proclamará tu alabanza.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Invitatorio

Ant. Aclama al Señor, tierra entera, servid al Señor con alegría.

 

Salmo del invitatorio (23, 66, 94 o 99)*

 

Repetir antífona

 

Himno del Tiempo ordinario:

 Omnipotente, altísimo, bondadoso Señor,

tuyas son la alabanza, la gloria y el honor;

tan sólo tú eres digno de toda bendición,

y nunca es digno el hombre de hacer de ti mención.

Loado seas por toda criatura, mi Señor,

y en especial loado por el hermano sol,

que alumbra, y abre el día, y es bello en su esplendor y lleva por los cielos noticia de su autor.

Y por la hermana luna, de blanca luz menor,

y las estrellas claras, que tu poder creó,

tan limpias, tan hermosas, tan vivas como son,

y brillan en los cielos: ¡loado, mi Señor!

Y por la hermana agua, preciosa en su candor,

que es útil, casta, humilde: ¡loado, mi Señor!

Por el hermano fuego, que alumbra al irse el sol,

y es fuerte, hermoso, alegre: ¡loado, mi Señor!

Y por la hermana tierra, que es toda bendición,

la hermana madre tierra, que da en toda ocasión

las hierbas y los frutos y flores de color,

y nos sustenta y rige: ¡loado, mi Señor!

Y por los que perdonan y aguantan por tu amor

los males corporales y la tribulación:

¡felices los que sufren en paz con el dolor,

porque les llega el tiempo de la consolación!

Y por la hermana muerte: ¡loado, mi Señor!

Ningún viviente escapa de su persecución;

¡ay si en pecado grave sorprende al pecador!

¡Dichosos los que cumplen la voluntad de Dios!

¡No probarán la muerte de la condenación!

Servidle con ternura y humilde corazón.

Agradeced sus dones, cantad su creación.

Las criaturas todas, load a mi Señor. Amén.

 

Otro HIMNO

 

Al retornar este día,

con voz alegre y cantora,

celebrando al Redentor,

cantemos de Dios la gloria.

Por Cristo, el Creador inmenso

hizo la noche y la aurora,

con inmóvil ley fijando

la sucesión de las horas.

La luz eterna eres tú,

la antigua ley perfeccionas,

y no conoces crepúsculo,

y no te apagan las sombras.

Concédenos, Padre eterno,

que vivamos hoy con loa,

con que agrademos a Cristo,

si tu Espíritu nos colma.  Amén.

 

SALMODIA

Antífona 1

Fuera del tiempo pascual:  Dios mío, mi corazón está firme +.

Miércoles antes del 24 de diciembre: Desde Sión vendrá el Señor todopoderoso a salvar a su pueblo.

Tiempo pascual: Elévate sobre el cielo, Dios mío. Aleluya.

 

Salmo 107  ALABANZA AL SEÑOR Y PETICIÓN DE AUXILIO

Nuestra oración en este salmo es un reconocimiento humilde ante Dios, de nuestra debilidad aparte de El, y de nuestro vigor y regocijo en unión suya.

Porque Cristo se ha elevado sobre el cielo,

su gloria se anuncia sobre toda la tierra (Arnobio)

Dios mío, mi corazón está firme,

  para ti cantaré y tocaré, gloria mía.

  Despertad, cítara y arpa,

  despertaré a la aurora.

Te daré gracias ante los pueblos, Señor,

  tocaré para ti ante las naciones:

  por tu bondad, que es más grande que los cielos;

  por tu fidelidad, que alcanza a las nubes.

Elévate sobre el cielo, Dios mío,

  y llene la tierra tu gloria;

  para que se salven tus predilectos,

  que tu mano salvadora nos responda.

Dios habló en su santuario:

  "Triunfante, ocuparé Siquén,

  parcelaré el valle de Sucot;

mío es Galaad, mío Manasés,

  Efraín es yelmo de mi cabeza,

  Judá es mi cetro;

Moab, una jofaina para lavarme,

  sobre Edom echo mi sandalia,

  sobre Filistea canto victoria".

Pero, ¿quién me guiará a la plaza fuerte,

  quién me conducirá a Edom,

  si tú, oh Dios, nos has rechazado

  y no sales ya con nuestras tropas?

Auxílianos contra el enemigo,

  que la ayuda del hombre es inútil;

  con Dios haremos proezas,

  Él pisoteará a nuestros enemigos.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Antífona 1

Fuera del tiempo pascual:  Dios mío, mi corazón está firme +.

Miércoles antes del 24 de diciembre: Desde Sión vendrá el Señor todopoderoso a salvar a su pueblo.

Tiempo pascual: Elévate sobre el cielo, Dios mío. Aleluya.

 

Antífona 2

Fuera del tiempo pascual: El Señor me ha vestido un traje de gala y de triunfo.

Miércoles antes del 24 de diciembre: Por amor a Sión no callaré, hasta que amanezca como una aurora su Justo.

Tiempo pascual: El Señor ha hecho brotar la justicia y los himnos ante todos los pueblos. Aleluya.

 

Cántico   ALEGRIA POR LA NUEVA JERUSALÉN   Is. 61, 10- 62, 5

El gozo de palpar en nuestra propia persona la virtud divina, nos estimule a proclamar su magnificencia.

Vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén. arreglada como una novia que se adorna para su esposo (cf. Ap 21, 2)

Desbordo de gozo en el Señor,

y me alegro con mi Dios:

porque me ha vestido un traje de gala

y me ha envuelto en un manto de triunfo,

como novio que se pone la corona,

o novia que se adorna con sus joyas.

Como el suelo echa sus brotes,

como un jardín hace brotar sus semillas,

así el Señor hará brotar la justicia

y los himnos ante todos los pueblos.

Por amor de Sión no callaré,

por amor de Jerusalén no descansaré,

hasta que rompa la aurora de su justicia

y su salvación llamee como antorcha.

Los pueblos verán tu justicia,

y los reyes, tu gloria;

te pondrán un nombre nuevo

pronunciado por la boca del Señor.

Serás corona fúlgida en la mano del Señor

y diadema real en la palma de tu Dios.

Ya no te llamarán “abandonada”;

ni a tu tierra, “Devastada”;

a ti te llamarán “Mi favorita”, 

y a tu tierra, “Desposada”,

porque el Señor te prefiere a ti,

y tu tierra tendrá marido.

Como un joven se  casa con su novia,

así te desposa el que te construyó;

la alegría que encuentra el marido con su esposa,

la encontrará tu Dios contigo.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Antífona 2

Fuera del tiempo pascual: El Señor me ha vestido un traje de gala y de triunfo.

Miércoles antes del 24 de diciembre: Por amor a Sión no callaré, hasta que amanezca como una aurora su Justo.

Tiempo pascual: El Señor ha hecho brotar la justicia y los himnos ante todos los pueblos. Aleluya.

 

Antífona 3

Fuera del tiempo pascual: Alabaré al Señor mientras viva.

Miércoles antes del 24 de diciembre: El Espíritu del Señor está sobre mí; me ha enviado para dar la buena Noticia a los pobres.

Tiempo pascual: El Señor reina eternamente, tu Dios, Sión. Aleluya.

 

Salmo 145  FELICIDAD DE LOS QUE ESPERAN EN DIOS

Contemplando admirados la bondad divina, nos parece poca cosa todo poder ajeno, y solo transitoria toda situación de aplastamiento humano.

Alabemos al Señor mientras vivimos, es decir, con nuestras obras (Arnobio)

Alaba, alma mía, al Señor:

  alabaré al Señor mientras viva,

  tañeré para mi Dios mientras exista.

No confiéis en los príncipes,

  seres de polvo que no pueden salvar;

  exhalan el espíritu y vuelven al polvo,

  ese día perecen sus planes.

Dichoso a quien auxilia el Dios de Jacob,

  el que espera en el Señor, su Dios,

  que hizo el cielo y la tierra,

  el mar y cuanto hay en él;

que mantiene su fidelidad perpetuamente,

  que hace justicia a los oprimidos,

  que da pan a los hambrientos.

El Señor liberta a los cautivos,

  el Señor abre los ojos al ciego,

  el Señor endereza a los que ya se doblan,

  el Señor ama a los justos.

El Señor guarda a los peregrinos,

  sustenta al huérfano y a la viuda

  y trastorna el camino de los malvados.

El Señor reina eternamente,

  tu Dios, Sión, de edad en edad.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Antífona 3

Fuera del tiempo pascual: Alabaré al Señor mientras viva.

Miércoles antes del 24 de diciembre: El Espíritu del Señor está sobre mí; me ha enviado para dar la buena Noticia a los pobres.

Tiempo pascual: El Señor reina eternamente, tu Dios, Sión. Aleluya.

 

Tiempo ordinario

 

 LECTURA BREVE     ( Dt. 4, 39-40ª )

            Reconoce hoy y medita en tu corazón que el Señor es el único Dios, allá arriba en el cielo, y aquí abajo en la tierra; no hay otro. Guarda los preceptos y mandamientos que yo te prescribo. 

 

RESPONSORIO BREVE

V. Bendigo al Señor en todo momento.

R. Bendigo al Señor en todo momento.

V. Su alabanza está siempre en mi boca.

R. En todo momento.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Bendigo al Señor en todo momento.

 

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. Sirvamos al Señor con santidad todos nuestros días.

Benedictus       Lc 1, 68-79

EL MESÍAS Y SU PRECURSOR

 

Repetir antífona

 

PRECES

Cristo, reflejo de la gloria del Padre, nos ilumina  con su palabra; acudamos pues a Él diciendo:

            Rey de la gloria, escúchanos.

Bendito seas, Señor, que iniciaste y completas nuestra fe,

—porque nos llamaste a salir de la tiniebla y a entrar en tu luz maravillosa.

Tú que abriste los ojos de los ciegos y diste oído a los sordos,

—ayuda también nuestra falta de fe.

Haz, Señor, que permanezcamos siempre en tu amor,

—y que este amor nos guarde fraternalmente unidos.

Ayúdanos para que resistamos en la tentación, aguantemos en la tribulación

—y te demos gracias en la prosperidad.

 Se pueden añadir algunas intenciones libres

Te rogamos, Señor, por todos los ministros de tu Iglesia;

—que vivan con fidelidad la vocación a que fueron llamados. 

Dejemos que el Espíritu de Dios, que ha sido derramado en nuestros corazones, se una a nuestro espíritu, para clamar:

Padre nuestro.

 

Oración

Recuerda, Señor, tu santa alianza, consagrada con el nuevo sacramento de la sangre del Cordero, para que tu pueblo obtenga el perdón de sus pecados y un aumento constante de salvación.

—Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

R/. Amén. 

CONCLUSIÓN

V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.

R. Amén.

 

VÍSPERAS

Miércoles IV por la tarde


SALUDO INICIAL:

V. Dios mío, ven en mi auxilio.

R. Señor, date prisa en socorrerme.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Himno del Tiempo ordinario:

    Todo en estado de oración parece.

La santidad, que empapa todo el aire,

rebosa de los cielos como de ánfora,

y se filtra en las venas del deseo.

Todo sube en afán contemplativo,

como a través de transparencia angélica,

y lo más puro que hay en mí despierta,

sorbido por vorágine de altura.

Tiene alas la tarde, unción y llama.

Todo yo en la plegaria he naufragado;

se levantan mis manos como lámparas;

por el silencio, el corazón respira.

Se ha encendido el crepúsculo en mi frente

y la lumbre de Dios transe mi carne.

   Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Otro HIMNO

 

Te bendecimos, Cristo, en esta noche:

Verbo de Dios y Luz de Luz eterna,

emisor del Espíritu Paráclito;

te bendecimos porque nos revelas

la triple luz de una indivisa gloria

y libras nuestras almas de tinieblas.

A la noche y al día has ordenado

que se releven siempre en paz fraterna;

la noche compasiva pone término

a nuestras aflicciones y tareas,

y, para comenzar el nuevo surco,

el día alegremente nos despierta.

Da un sueño muy ligero a nuestros párpados,

que nuestra voz no permanezca

muda por mucho tiempo en tu alabanza;

mientras dormimos se mantenga en vela

toda tu creación, cantando salmos

en compañía de la turba angélica.

Y, mientras duerme nuestro humilde cuerpo,

nuestro espíritu cante a su manera:

“Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu,

en el día sin noche donde reinan;

al Uno y Trino, honor, poder, victoria,

por edades y edades sempiternas.” Amén.

 

SALMODIA

Antífona 1

Fuera del tiempo pascual: Señor, tu saber me sobrepasa.

Miércoles antes del 24 de diciembre: Desde Sión vendrá el Señor todopoderoso a salvar a su pueblo.

Tiempo pascual: La noche será clara como el día. Aleluya.

Salmo 138 I  DIOS ESTÁ EN TODAS PARTES Y LO VE TODO

¿Quién conoció la mente del Señor? ¿Quién fue su consejero? (Rm 11, 34)

Señor, tú me sondeas y me conoces;

  me conoces cuando me siento o me levanto,

  de lejos penetras mis pensamientos;

  distingues mi camino y mi descanso,

  todas mis sendas te son familiares.

No ha llegado la palabra a mi lengua,

  y ya, Señor, te la sabes toda.

  Me estrechas detrás y delante,

  me cubres con tu palma.

  Tanto saber me sobrepasa,

  es sublime, y no lo abarco.

¿Adónde iré lejos de tu aliento,

  adónde escaparé de tu mirada?

  Si escalo el cielo, allí estás tú;

  si me acuesto en el abismo, allí te encuentro;

si vuelo hasta el margen de la aurora,

  si emigro hasta el confín del mar,

  allí me alcanzará tu izquierda,

  me agarrará tu derecha.

Si digo: "que al menos la tiniebla me encubra,

  que la luz se haga noche en torno a mí",

  ni la tiniebla es oscura para ti,

  la noche es clara como el día.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Antífona 1

Fuera del tiempo pascual: Señor, tu saber me sobrepasa.

Miércoles antes del 24 de diciembre: Desde Sión vendrá el Señor todopoderoso a salvar a su pueblo.

Tiempo pascual: La noche será clara como el día. Aleluya.

 

Antífona 2

Fuera del tiempo pascual: Yo, el Señor penetro el corazón, sondeo las entrañas, para dar al hombre según su conducta.

Miércoles antes del 24 de diciembre: Por amor de Sión no callaré, hasta que amanezca como una aurora su Justo.

Tiempo pascual: Yo conozco mis ovejas y ellas me conocen a mí. Aleluya. 

 

Salmo 138 II

Tú has creado mis entrañas,

  me has tejido en el seno materno.

  Te doy gracias,

  porque me has escogido portentosamente,

  porque son admirables tus obras;

  conocías hasta el fondo de mi alma,

  no desconocías mis huesos.

Cuando, en lo oculto, me iba formando,

  y entretejiendo en lo profundo de la tierra,

  tus ojos veían mis acciones,

  se escribían todas en tu libro;

  calculados estaban mis días

  antes que llegase el primero.

¡Qué incomparables encuentro tus designios,

  Dios mío, qué inmenso es su conjunto!

  Si me pongo a contarlos, son más que arena;

  si los doy por terminados, aún me quedas tú.

Señor, sondéame y conoce mi corazón,

  ponme a prueba y conoce mis sentimientos,

  mira si mi camino se desvía,

  guíame por el camino eterno.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Antífona 2

Fuera del tiempo pascual: Yo, el Señor penetro el corazón, sondeo las entrañas, para dar al hombre según su conducta.

Miércoles antes del 24 de diciembre: Por amor de Sión no callaré, hasta que amanezca como una aurora su Justo.

Tiempo pascual: Yo conozco mis ovejas y ellas me conocen a mí. Aleluya. 

 

Antífona 3

Fuera del tiempo pascual: Por medio de Él fueron creadas todas las cosas, y todo se mantiene en Él.

Miércoles antes del 24 de diciembre: El Espíritu del Señor está sobre mi; me ha enviado para dar la Buena Noticia a los pobres.

Tiempo pascual: Su resplandor eclipsa el cielo, la tierra se llena de su alabanza. Aleluya.


Cántico  PRIMADO UNIVERSAL DE CRISTO  Col. 1,12-20

Hímno a Cristo, primogénito de toda criatura

y primer resucitado de entre los muertos

Damos gracias a Dios Padre,

que nos ha hecho capaces de compartir

la herencia del pueblo santo en la luz.

Él nos ha sacado del dominio de las tinieblas,

y nos ha trasladado al reino de su Hijo querido,

por cuya sangre hemos recibido la redención,

el perdón de lo pecados.

Él es imagen de Dios invisible,

 primogénito de toda criatura;

 porque por medio de Él fueron creadas todas las cosas:

 celestes y terrestres, visibles e invisibles,

 Tronos, Dominaciones, Principados, Potestades;

 todo fue creado por Él y para Él.

Él es anterior a todo, y todo se mantiene en Él.

 Él es también la cabeza del cuerpo de la Iglesia.

 Él es el principio, el primogénito de entre los muertos,

 y así es el primero en todo.

Porque en Él quiso Dios que residiera toda la plenitud.

Y por Él quiso reconciliar consigo todos los seres:

los del cielo y los de la tierra,

haciendo la paz por la sangre de su cruz.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Antífona 3

Fuera del tiempo pascual: Por medio de Él fueron creadas todas las cosas, y todo se mantiene en Él.

Miércoles antes del 24 de diciembre: El Espíritu del Señor está sobre mi; me ha enviado para dar la Buena Noticia a los pobres.

Tiempo pascual: Su resplandor eclipsa el cielo, la tierra se llena de su alabanza. Aleluya.

 

Tiempo ordinario

LECTURA BREVE    ( I Jn. 2, 3-6 )

            En esto sabemos que conocemos a Cristo: en que guardamos sus mandamientos. Quien dice: «Yo lo conozco», y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso, y la verdad no está en él. Pero quien guarda su palabra, ciertamente el amor de Dios ha llegado en él a su plenitud. En esto conocemos que estamos en Él. Quien dice que permanece en Él debe vivir como vivió Él. 

 

RESPONSORIO BREVE

V. Guárdanos, Señor, como a las niñas de tus ojos.

R. Guárdanos, Señor, como a las niñas de tus ojos.

V. A la sombra de tus alas escóndenos.

R. Como a las niñas de tus ojos.

V. Gloria al padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R Guárdanos, Señor, como a las niñas de tus ojos.

 

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. Haz, Señor, proezas con tu brazo, dispersa a los soberbios y enaltece a los humildes.

 

Magníficat        Lc 1, 46-55

Alegría del alma en el Señor

Repetir antífona

 

PRECES

Aclamemos, alegres, al Padre, cuya bondad para con su pueblo es más grande que los cielos, y digámosle:

Alégrense todos los que esperan en ti, Señor.

 

Acuérdate, Señor, que enviaste tu Hijo al mundo, no para condenarlo, sino para salvarlo;

—haz que su muerte gloriosa nos traiga la salvación.

Tú que hiciste a tus sacerdotes ministros de Cristo y dispensadores de tus misterios,

—concédeles un corazón leal, ciencia y caridad.

Haz que los que has llamado a la castidad perfecta por el reino de los cielos

—sigan con fidelidad a tu Hijo.

Tú que, en el principio, creaste hombre y mujer,

—guarda a todas las familias unidas en el verdadero amor.

Se pueden añadir algunas intenciones libres

Tú que enviaste a Jesucristo al mundo para salvar a los pecadores,

—concede a todos los difuntos el perdón de sus faltas. 

Todos juntos, en familia, repitamos las palabras que nos enseñó Jesús y oremos al Padre, diciendo:

Padre nuestro.

 

Oración

Acuérdate, Señor, de tu misericordia, y, ya que a los hambrientos los colmas de bienes, socorre nuestra indigencia con la abundancia de tus riquezas.

—Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

R/. Amén.

CONCLUSIÓN

V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.

R. Amén.



 faceb twitter

Ingresa

Recordarme

Barcelona 2017

formacion-carismatica-2017

Aula de formación

logo-aula

Vidas ejemplares

Vidas-ejemplares-imagen

Juniorado Inter

 Comunicaciones

Salamanca-1-2017


Calendario Palautiano 2017

calendar

Idioma

Acción Pastoral

Pastoral-Argentina

taiwan-

cm-corea

rumania1

Thailandia

polonia-2015

Brasil1

Info Demarcaciones

INFO-DEM

Brasil 2017

Brasil-2017

Cátedra de Francisco Palau

CMS

logocms

CM Mártires

Presentación Canto a lo Divino

Foscarmis

solidaridad1-1

Video Cantayrac

Ciudad de Dios

ciudaddedios

El Carmelo de Cali

carmelo-cali

Contáctanos

 

email logo1Si deseas comunicarte con nosotras, escríbenos a carmisioneras@gmail.com tendremos el gusto de responder tus inquietudes.