Contenido de este artículo
Salterio II Semana
Domingo II
Lunes II
Martes II
Miércoles II
Jueves II
Viernes II
Sábado II
Anexo
Todas las páginas


ANEXO A:

 

Antífonas de los Cánticos Evangélicos para los Domingos en el Salterio II

 Ciclo litúrgico “A” en el 2011, 2014, 2017, ....

 

 

I VÍSPERAS DOMINGO (Sábados por la tarde)

 

ANTÍFONAS MAGNIFICAT

 

Domingo II: Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Aleluya.

 

Domingo VI: Si no sois mejores que los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.

 

Domingo X: Jesús, al pasar, dijo a Mateo, el publicano: «Sígueme.» Él se levantó y lo siguió.

 

Domingo XIV: Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón.

 

Domingo XVIII: Venid, comprad de balde y comed un pan que da hartura para siempre.

 

Domingo XXII: El Hijo del hombre vendrá con la gloria de su Padre, y entonces pagará a cada uno según su conducta.

 

 Domingo XXVI: «Si el malvado se convierte de la maldad que hizo, y practica el derecho y la justicia, él mismo salva su vida», dice el Señor.

 

Domingo XXX: El amor no lleva cuentas del mal; amar es cumplir la ley entera.

 

 

Laudes

 

ANTÍFONAS BENEDICTUS

Domingo II: El Espíritu bajó del cielo como una paloma y se posó sobre Jesús.

 

Domingo VI: Si, cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene quejas contra ti, deja allí tu ofrenda ante el altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano,

y entonces vuelve a presentar tu ofrenda.

Domingo X: Muchos publicanos y pecadores se sentaron a la mesa con Jesús.

 

Domingo XIV: Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla.

 

Domingo XVIII: Jesús multiplicó los panes, y comieron todos hasta quedar satisfechos.

 

Domingo XXII: Presentad vuestros cuerpos como hostia viva, santa, agradable a Dios; éste es vuestro culto razonable.

 

Domingo XXVI: Todo el que hace la voluntad del Padre es verdadero hijo de Dios. Aleluya.

 

Domingo XXX: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

 

 

II Vísperas

ANTÍFONAS MAGNIFICAT

 

Domingo II: Juan, testigo de la luz, dijo: «Jesús es el Hijo de Dios.»

 

Domingo VI: Quien cumpla y enseñe mi ley será grande en el reino de los cielos.

 

Domingo X: Misericordia quiero y no sacrificios: que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.

 

Domingo XIV: Venid a mí todos los que andáis rendidos y agobiados, que yo os daré descanso.

 

Domingo XVIII: Como había mucha gente y no tenían qué comer, Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: «Me da lástima de esta gente.»

 

Domingo XXII: ¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si arruina su vida?

 

Domingo XXVI: No todo el que dice: «Señor, Señor», sino el que cumple la voluntad de mi Padre entrará en el reino de los cielos. Aleluya.

 

Domingo XXX: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la ley?» Jesús le dijo: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón.» Aleluya.

 


ANEXO B:

 

Antífonas de los Cánticos Evangélicos para los Domingos en el Salterio II

 Ciclo litúrgico “B” en el 2009, 2012, 2015, ....

 

 

I VÍSPERAS DOMINGO (Sábados por la tarde)

 

ANTÍFONAS MAGNIFICAT

 

Domingo II: Fueron los discípulos, vieron donde vivía Jesús y se quedaron con él aquel día.

 

Domingo VI: Jesús extendió la mano y tocó al leproso, e inmediatamente quedó limpio.

 

Domingo X: «Si en una familia anida la discordia, no puede durar mucho tiempo», dice el Señor.

 

Domingo XIV: Jesús recorría los pueblos de alrededor enseñando.

Domingo XVIII: Dios hizo llover maná para el pueblo, y les dio pan del cielo. Aleluya.

Domingo XXII: Cumplid los mandatos del Señor, porque ellos son vuestra sabiduría y vuestra inteligencia a los ojos de los pueblos.

Domingo XXVI: ¡Ojalá todo el pueblo del Señor fuera profeta y recibiera el Espíritu del Señor!

 

Domingo XXX: El Señor ha salvado a su pueblo: ciegos y cojos retornan por un camino llano en que no tropezarán.

 

 

Laudes

 

ANTÍFONAS BENEDICTUS

Domingo II: «Maestro, ¿dónde vives?» Jesús les dijo: «Venid y lo veréis.»

 

Domingo VI: «Señor, si quieres, puedes limpiarme.» Jesús dijo: «Quiero: queda limpio.»

 

Domingo X: Todo será perdonado; pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo no obtendrá jamás perdón.

Domingo XIV: La multitud que oía a Jesús se preguntaba asombrada: «¿De dónde saca todo esto? ¿No es éste el carpintero, el hijo de María?»

 

Domingo XVIII: Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no pasará hambre, y el que cree en mí nunca pasará sed.

Domingo XXII: Aceptad dócilmente la palabra que ha sido plantada y es capaz de salvaros.

 

Domingo XXVI: «El que no está contra nosotros está a favor nuestro», dice el Señor.

 

Domingo XXX: «Hijo de David, ten compasión de mí.» «¿Qué quieres que haga por ti?» «Maestro, que pueda ver.»

 

 

II Vísperas

ANTÍFONAS MAGNIFICAT

 

Domingo II: Andrés dijo a Simón: «Hemos encontrado al Mesías.» Y lo llevó a Jesús.

 

Domingo VI: El leproso curado empezó a divulgar las maravillas del Señor.

 

Domingo X: El que hace la voluntad de Dios es mi hermano y mi hermana y mi madre.

Domingo XIV: Jesús vino a su casa, y los suyos no lo recibieron. Pero a cuantos lo recibieron, les da poder para ser hijos de Dios.

 

Domingo XVIII: Trabajad, no por el alimento que perece, sino por el alimento que perdura para la vida eterna.

Domingo XXII: Escuchad y entended la tradición que os ha dado el Señor.

 

Domingo XXVI: «El que os dé de beber un vaso de agua, porque seguís al Mesías, os aseguro que no se quedará sin recompensa», dice el Señor.

 

Domingo XXX: Jesús dijo al ciego: «Anda, tu fe te ha curado.» Y, al momento, recobró la vista y lo seguía.


ANEXO C:

 

Antífonas de los Cánticos Evangélicos para los Domingos en el Salterio II

 Ciclo litúrgico “C” en el 2010, 2013, 2016, ....

 

I VÍSPERAS DOMINGO (Sábados por la tarde)

 

ANTÍFONAS MAGNIFICAT

 

Domingo II: Había una boda en Caná de Galilea, y Jesús estaba allí, junto con María, su madre.

Domingo VI: Dichosos los pobres, porque vuestro es el reino de Dios. Dichosos los que ahora tenéis hambre, porque quedaréis saciados.

 

Domingo X: A la entrada de la ciudad de Naírn, Jesús confortó a una madre viuda, diciéndole: «Mujer, no llores.»

 

Domingo XIV: La mies es abundante y los obreros pocos: rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies.

 

Domingo XVIIIGuardaos de toda clase de codicia; aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes.

 

Domingo XXII: Hazte pequeño en las grandezas humanas, y alcanzarás el favor de Dios, porque él revela sus secretos a los humildes.

 

Domingo XXVI: Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto.

 

Domingo XXX: El Señor escucha las súplicas del oprimido; los gritos del pobre atraviesan las nubes hasta alcanzar a Dios.

 

Laudes

 

ANTÍFONAS BENEDICTUS

Domingo II: Jesús, a petición de María, su madre, cambió el agua en el vino de la nueva Alianza.

Domingo VI: Dichosos los que ahora lloráis, porque reiréis.

 

Domingo X: Jesús dijo al joven que estaba muerto: «Levántate.» Y lo llevó a su madre.

 

Domingo XIV: Cuando entréis en una casa, decid: «Paz.» Y descansará sobre ella vuestra paz.

 

Domingo XVIII: Ya que habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba. Aleluya.

 

Domingo XXII: Cuando des un banquete, invita a los pobres que no pueden pagarte; te pagarán cuando resuciten los justos.

 

Domingo XXVI: Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

 

Domingo XXX: El publicano se quedó atrás y no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo; sólo se golpeaba el pecho, diciendo: «¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador.»

 

II Vísperas

 

ANTÍFONAS MAGNIFICAT

 

Domingo II: En Caná de Galilea, Jesús comenzó sus signos, manifestó su gloria, y creció la fe de sus discípulos en él.

Domingo VI: Dichosos vosotros, cuando proscriban vuestro nombre como infame, por causa del Hijo del hombre. Alegraos ese día y saltad de gozo: porque vuestra recompensa será grande en el cielo.

 

Domingo X: Un gran profeta ha surgido entre nosotros: Dios ha visitado a su pueblo.

Domingo XIV: Los discípulos volvieron muy contentos y dijeron: «Señor, hasta los demonios se nos someten.» Jesús les contestó: «Estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo.»

 

Domingo XVIII: Hermanos, si queréis ser verdaderamente ricos, amad las verdaderas riquezas.

 

Domingo XXII: Cuando te conviden a una boda, vete a sentarte en el último puesto, para que, cuando venga el que te convidó, te diga: «Amigo, sube más arriba.» Entonces quedarás muy bien ante todos los comensales. Aleluya.

 

Domingo XXVI: Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en vida, y Lázaro, a su vez, males.

 

Domingo XXX: El publicano bajó a su casa justificado, porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.


 ANEXO

 

Oración final en el Tiempo ordinario

 

 

Para los Domingos con Salterio II en todas las horas (salvo completas) y para toda la semana en el oficio de lectura.

Por lo general, la oración se termina de la siguiente manera:

—Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos.

R/. Amén.

Semana II: Dios todopoderoso, que gobiernas a un tiempo cielo y tierra, escucha paternalmente la oración de tu pueblo y haz que los días de nuestra vida se fundamenten en tu paz.

—Por nuestro Señor Jesucristo,...

 

Semana VI: Señor, tú que te complaces en habitar en los rectos y sencillos de corazón, concédenos vivir por tu gracia de tal manera que merezcamos tenerte siempre con nosotros.

—Por nuestro Señor Jesucristo,...

Semana X: Dios nuestro, de quien todo bien procede, concédenos seguir siempre tus inspiraciones, para que tratemos de hacer continuamente lo que es recto y, con tu ayuda, lo llevemos siempre a cabo. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo...

Semana XIV: Oh Dios, que por medio de la humillación de tu Hijo levantaste a la humanidad caída, concede a tus fieles la verdadera alegría, para que quienes han sido librados de la esclavitud del pecado alcancen también la felicidad eterna.

—Por nuestro Señor Jesucristo,...

 

Semana XVIII: Ven, Señor, en ayuda de tus hijos, derrama tu bondad inagotable sobre los que te suplican y renueva y protege la obra de tus manos en favor de los que te alaban como creador y como guía.

—Por nuestro Señor Jesucristo,...

 

Semana XXII: Dios todopoderoso, de quien procede todo bien, siembra en nuestros corazones el amor de tu nombre, para que, haciendo más religiosa nuestra vida, acrecientes el bien en nosotros y con solicitud amorosa lo conserves.

—Por nuestro Señor Jesucristo,...

 

Semana XXVI:

Oh Dios, que manifiestas especialmente tu poder con el perdón y la misericordia, derrama incesantemente sobre nosotros tu gracia, para que, deseando lo que nos prometes, consigamos los bienes del cielo.

—Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,...

 

Semana XXX: Dios todopoderoso y eterno, aumenta nuestra fe, esperanza y caridad, y, para conseguir tus promesas, concédenos amar tus preceptos.

—Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,...

 

Semana XXXIV: Mueve, Señor, nuestros corazones, para que correspondamos con mayor generosidad a la acción de tu gracia, y recibamos en mayor abundancia la ayuda de tu bondad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo...



 faceb twitter

Ingresa

Recordarme

Barcelona 2017

formacion-carismatica-2017

Aula de formación

logo-aula

Vidas ejemplares

Vidas-ejemplares-imagen

Juniorado Inter

 Comunicaciones

Salamanca-1-2017


Calendario Palautiano 2017

calendar

Idioma

Acción Pastoral

Pastoral-Argentina

taiwan-

cm-corea

rumania1

Thailandia

polonia-2015

Brasil1

Info Demarcaciones

INFO-DEM

Brasil 2017

Brasil-2017

Cátedra de Francisco Palau

CMS

logocms

CM Mártires

Presentación Canto a lo Divino

Foscarmis

solidaridad1-1

Video Cantayrac

Ciudad de Dios

ciudaddedios

El Carmelo de Cali

carmelo-cali

Contáctanos

 

email logo1Si deseas comunicarte con nosotras, escríbenos a carmisioneras@gmail.com tendremos el gusto de responder tus inquietudes.