Contenido de este artículo
Salterio II Semana
Domingo II
Lunes II
Martes II
Miércoles II
Jueves II
Viernes II
Sábado II
Anexo
Todas las páginas

 

 

LUNES II

LAUDES

 

INVOCACIÓN INICIAL

V. Señor, ábreme los labios.

R. Y mi boca proclamará tu alabanza.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Invitatorio

Antífona: Aclamemos al Señor con cantos.

Salmo del invitatorio (23, 66, 94 o 99)*

 

Repetir antífona

HIMNO

Hoy que sé que mi vida es un desierto,

en el que nunca nacerá una flor,

vengo a pedirte, Cristo jardinero,

por el desierto de mi corazón.

Para que nunca la amargura sea

en mi vida más fuerte que el amor,

pon, Señor, una fuente de alegría

en el desierto de mi corazón.

Para que nunca ahoguen los fracasos

mis ansias de seguir siempre tu voz,

pon, Señor, una fuente de esperanza

en el desierto de mi corazón.

Para que nunca busque recompensa

al dar mi mano o al pedir perdón,

pon, Señor, una fuente de amor puro

en el desierto de mi corazón.

Para que no me busque a mí cuando te busco

y no sea egoísta mi oración,

pon tu cuerpo, Señor, y tu palabra

en el desierto de mi corazón. Amén.

Otro Himno

Alfarero del hombre, mano trabajadora

que, de los hondos limos iniciales,

convocas a los pájaros a la primera aurora,

al pasto los primeros animales.

 

De mañana te busco, hecho de luz concreta,

de espacio puro y tierra amanecida.

De mañana te encuentro, vigor, origen, meta

de los profundos ríos de la vida.

 

El árbol toma cuerpo, y el agua melodía;

tus manos son recientes en la rosa;

se espesa la abundancia del mundo a mediodía

y estás de corazón en cada cosa.

 

No hay brisa si no alientas, monte si no estás dentro,

ni soledad en que no te hagas fuerte.

Todo es presencia y gracia; vivir es este encuentro:

tú, por la luz; el hombre, por la muerte.

 

¡Que se acabe el pecado! ¡Mira que es desdecirte

dejar tanta hermosura en tanta guerra!

Que el hombre no te obligue, Señor, a arrepentirte

de haberle dado un día las llaves de la tierra. Amén.

 

SALMODIA

 

Antífona 1

Fuera del tiempo pascual: ¿Cuándo entraré a ver el rostro de Dios?

Lunes Santo: Dijo Jesús: «Me muero de tristeza: quedaos aquí y velad conmigo».

Tiempo pascual: Como busca la cierva corrientes de agua, así mi alma te busca a ti, Dios mío. Aleluya.

Salmo 41 DESEO DEL SEÑOR Y SU TEMPLO

La oración de Jesucristo y del pueblo de Dios expresa la certeza de Dios, por encima del poder de los enemigos.

 El que tenga sed, y quiera, que venga

a beber el agua viva. (Ap 22,17)

Como busca la cierva

corrientes de agua,

así mi alma te busca

a ti, Dios mío;

tiene sed de Dios,

del Dios vivo:

¿cuándo entraré a ver

el rostro de mi Dios?

Las lágrimas son mi pan

noche y día,

mientras todo el día me repiten:

“¿donde está tu Dios?”

 Recuerdo otros tiempos,

y desahogo mi alma conmigo:

cómo marchaba a la cabeza del grupo,

hacia la casa de Dios,

entre cantos de júbilos y alabanzas,

en el bullicio de la fiesta.

¿Por qué te acongojas, alma mía,

porque te me turbas?

Espera en Dios que volverás a alabarlo:

“salud de mi rostro, Dios mío”. 

Cuando mi alma se acongoja,

te recuerdo,

desde el Jordán y el Hermón

y el monte Menor.

Una sima grita a otra sima

con voz de cascadas:

tus torrentes y tus olas

me han arrollado.

De día el Señor

me hará misericordia,

de noche cantaré la alabanza

del Dios de mi vida.

Diré a Dios: Roca mía

¿por qué me olvidas?

¿por que voy andando sombrío,

hostigado por mi enemigo?

Se me rompen los huesos

por las burlas del adversario;

todo el día me preguntan:

“¿donde está tu Dios?”

¿Por que te acongojas, alma mía,

por que te me turbas?

Espera en Dios, que volverás a alabarlo:

“salud de mi rostro Dios mío”. 

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 
Antífona 1

Fuera del tiempo pascual: ¿Cuándo entraré a ver el rostro de Dios?

Lunes Santo: Dijo Jesús: «Me muero de tristeza: quedaos aquí y velad conmigo.»

Tiempo pascual: Como busca la cierva corrientes de agua, así mi alma te busca a ti, Dios mío. Aleluya.

Antífona 2

Fuera del tiempo pascual: Muéstranos,  Señor, tu gloria y tu compasión.

Lunes Santo: Ahora va a ser juzgado el mundo; ahora el Príncipe de este mundo va a ser echado fuera.

Tiempo pascual:  Llena, Señor, a Sión de tu majestad y al templo de tu gloria. Aleluya.

 

Cántico  SUPLICA POR LA CIUDAD DE DIOS   Sir. 36,1-7.13-16

Nuestra apelación al poder de Dios reclama sus signos experimentados ya anteriormente.

 Ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti,

único Dios verdadero y a tu enviado, Jesucristo.

 (Jn 17,3)

Sálvanos, Dios del universo,

infunde tu terror a todas las naciones;

amenaza con tu mano al pueblo extranjero,

para que se sienta tu poder.

Como les mostraste tu santidad al castigarnos,

muéstranos así tu gloria castigándolos a ellos:

para que sepan, como nosotros lo sabemos,

que no hay Dios  fuera de ti.

Renueva los prodigios, repite los portentos,

exalta tu mano, robustece tu brazo.

Reúne a todas las tribus de Jacob

y dales su heredad como antiguamente.

Ten compasión  del pueblo que lleva tu nombre,

de Israel, a quien nombraste tu primogénito.

Ten compasión de tu ciudad santa,

de Jerusalén, lugar de tu reposo.

Llena a Sión de tu majestad

y al templo de tu gloria.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Antífona 2

Fuera del tiempo pascual:  Muéstranos,  Señor, tu gloria y tu compasión.

Lunes Santo: Ahora va a ser juzgado el mundo; ahora el Príncipe de este mundo va a ser echado fuera.

Tiempo pascual:  Llena, Señor, a Sión de tu majestad y al templo de tu gloria. Aleluya.

Antífona 3

Fuera del tiempo pascual: Bendito eres, Señor, en la bóveda del cielo.

Lunes Santo: El que inició y completa nuestra fe, Jesús, soportó la cruz, despreciando a la ignominia, y ahora está sentado a la derecha de Dios.

Tiempo pascual: La gloria de Dios ilumina la ciudad y su lámpara es el Cordero. Aleluya.

Salmo 18 A

ALABANZA AL DIOS CREADOR DEL UNIVERSO

Nuestra certeza de Dios se expresa cual alabanza de su gloria universal y cósmica.

Nos visitará el sol que nace de lo alto, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz. (Lc 1,78.79)

El cielo proclama la gloria de Dios,

el firmamento pregona la obra de sus manos:

el día al día le pasa el mensaje,

la noche a la noche se lo susurra.

Sin que hablen, sin que pronuncien,

sin que resuene su voz,

a toda la tierra alcanza su pregón

y hasta los límites del orbe su lenguaje.

Allí le ha puesto su tienda al sol:

Él sale como el esposo de su alcoba,

contento como un  héroe, a recorrer su camino.

Asoma por un extremo del cielo,

y su órbita llega al otro extremo:

nada se libra de su calor.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Antífona 3

Fuera del tiempo pascual: Bendito eres, Señor, en la bóveda del cielo.

Lunes Santo: El que inició y completa nuestra fe, Jesús, soportó la cruz, despreciando a la ignominia, y ahora está sentado a la derecha de Dios.

Tiempo pascual: La gloria de Dios ilumina la ciudad y su lámpara es el Cordero. Aleluya.

Tiempo ordinario

LECTURA BREVE        Jr 15,16

Cuando encontraba palabras tuyas, las devoraba; tus palabras eran mi gozo y la alegría de mi corazón, porque tu nombre fue pronunciado sobre mí, Señor, Dios de los ejércitos.

RESPONSORIO BREVE

V/. Aclamad, justos, al Señor, que merece la alabanza de los buenos.

R/. Aclamad, justos, al Señor, que merece la alabanza de los buenos.

V/. Cantadle un cántico nuevo.

R/. Que merece la alabanza de los buenos.

V/. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

R/. Aclamad, justos, al Señor, que merece la alabanza de los buenos.

CÁNTICO EVANGÉLICO

 

Benedictus, ant.: Bendito sea el Señor, porque nos ha visitado y redimido.

 

Benedictus       Lc 1, 68-79

EL MESÍAS Y SU PRECURSOR

Repetir antífona

PRECES

Nuestro salvador ha hecho de nosotros un pueblo de reyes y sacerdotes, para que ofrezcamos sacrificios que Dios acepta. Invoquémosle, pues, diciendo:

Consérvanos en tu servicio, Señor.

 

 

Señor Jesús, sacerdote eterno, que has querido que tu pueblo participara de tu sacerdocio,

—haz que ofrezcamos siempre sacrificios espirituales, agradables a Dios.

Danos, Señor, la abundancia de los frutos del Espíritu

—la comprensión, la servicialidad, la amabilidad.

Haz que aprendamos a amarte y lleguemos a poseerte a ti, que eres el mismo amor,

—y que sepamos obrar siempre lo recto, para que también nuestras acciones te glorifiquen.

Haz que busquemos siempre el bien de nuestros hermanos

—y los ayudemos a progresar en su salvación.

Se pueden añadir algunas intenciones libres.

Aumenta en este día que empieza la santidad de tus sacerdotes,

—guiando a los que guían a tu pueblo.

Con el gozo que nos da el sabernos hijos de Dios, digamos confiadamente al Padre: Padre Nuestro

Oración

Señor, Dios todopoderoso, que nos has hecho llegar al comienzo de este día, sálvanos hoy con tu poder, para que no caigamos en ningún pecado, sino que nuestras palabras, pensamientos y acciones sigan el camino de tus mandatos.

—Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

R/. Amén.

CONCLUSIÓN

V. El Señor nos bendiga nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.

R. Amén.

LUNES II

VÍSPERAS

SALUDO INICIAL:

V. Dios mío, ven en mi auxilio.

R. Señor, date prisa en socorrerme.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

HIMNO

Ahora que la noche es tan pura,

y que no hay nadie más que tú,

dime quién eres.

Dime quién eres y por qué me visitas,

por qué bajas a mí que estoy tan necesitado

y por qué te separas sin decirme tu nombre.

Dime quién eres tú que andas sobre la nieve;

tú que, al tocar las estrellas, las haces palidecer de hermosura;

tú que mueves el mundo tan suavemente,

que parece que se me va a derramar el corazón.

Dime quién eres; ilumina quién eres;

dime quién soy también, y por qué la tristeza de ser hombre;

dímelo ahora que alzo hacia ti mi corazón,

tú que andas sobre la nieve.

Dímelo ahora que tiembla todo mi ser en libertad,

ahora que brota mi vida y te llamo como nunca.

Sostenme entre tus manos, sostenme en mi tristeza,

tú que andas sobre la nieve. Amén.

Otro Himno

Presentemos a Dios nuestras tareas,

levantemos orantes nuestras manos,

porque hemos realizado nuestras vidas

por el trabajo.

 

Cuando la tarde pide ya descanso

y Dios está más cerca de nosotros,

es hora de encontrarnos en sus manos,

llenos de gozo.

 

En vano trabajamos la jornada,

hemos corrido en vano hora tras hora,

si la esperanza no enciende sus rayos

en nuestra sombra.

 

Hemos topado a Dios en el bullicio,

Dios se cansó conmigo en el trabajo;

es hora de buscar a Dios adentro,

enamorado.

 

La tarde es un trisagio de alabanza,

la tarde tiene fuego del Espíritu:

adoremos al Padre en nuestras obras,

adoremos al Hijo. Amén.

 

SALMODIA

 

Antífona 1

Fuera del tiempo pascual: Eres el más bello de los hombres, en tus labios se derrama la gracia.

Lunes Santo: Sin figura, sin belleza, lo vimos sin aspecto atrayente.

Tiempo pascual: Bendito el que viene en nombre del Señor. Aleluya.

Salmo 44  I   LAS NUPCIAS DEL REY

¡Que llega el Esposo, salid a recibirlo! (Mt 25,6)

Me brota del corazón un poema bello,

recito mis versos a un rey;

mi lengua es ágil pluma de escribano.

Eres el más bello de los hombres,

en tus labios se derrama la gracia,

el Señor te bendice eternamente.

Cíñete al flanco la espada, valiente:

es tu gala y tu orgullo;

cabalga victorioso por la verdad y la justicia,

tu diestra te enseñe a realizar proezas.

Tus flechas son agudas, los pueblos se te rinden,

se acobardan los enemigos del rey.

Tu trono ¡oh Dios! permanece para siempre;

 cetro de rectitud es tu cetro real;

 has amado la justicia y odiado la impiedad:

 por eso el Señor, tu Dios, te ha ungido

con aceite de júbilo entre todos tus compañeros.

A mirra, áloe y acacia huelen tus vestidos,

desde los palacios de marfiles te deleitan las arpas.

Hijas de reyes salen a tu encuentro,

de pie a tu derecha está la reina

enjoyada con oro de Ofir.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Antífona 1

Fuera del tiempo pascual: Eres el más bello de los hombres, en tus labios se derrama la gracia.

Lunes Santo: Sin figura, sin belleza, lo vimos sin aspecto atrayente.

Tiempo pascual: Bendito el que viene en nombre del Señor. Aleluya.

Antífona 2

Fuera del tiempo pascual: Llega el esposo, salid a recibirlo.

Lunes Santo: Le daré una multitud como parte, porque expuso su vida a la muerte.

Tiempo pascual: Dichosos los invitados al banquete de bodas del Cordero. Aleluya.

Salmo 44    II

Escucha, hija, mira: inclina el oído,

olvida tu pueblo y la casa paterna:

prendado está el rey de tu belleza,

póstrate ante Él, que Él es tu Señor.

La ciudad de Tiro viene con regalos,

los pueblos más ricos buscan tu favor.

Ya entra la princesa, bellísima,

vestida de perlas y brocados;

la llevan ante el rey, con séquito de vírgenes,

la siguen sus compañeras:

la traen entre alegría y algazara,

van entrando en el palacio real.

“A cambio de tus padres tendrás hijos,

que nombrarás príncipes por toda la tierra” 

Quiero hacer memorable tu nombre

por generaciones y generaciones,

y los  pueblos te alabarán

por los siglos de los siglos.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Antífona 2

Fuera del tiempo pascual: Llega el esposo, salid a recibirlo.

Lunes Santo: Le daré una multitud como parte, porque expuso su vida a la muerte.

Tiempo pascual: Dichosos los invitados al banquete de bodas del Cordero. Aleluya.

Antífona 3

Fuera del tiempo pascual: Cuando llegó el momento culminante, Dios recapituló todas las cosas en Cristo.

Lunes Santo: Dios nos ha concedido generosamente su gracia en su querido Hijo; por este Hijo, por su sangre, hemos recibido la redención.

Tiempo pascual: De su plenitud todos hemos recibido gracia tras gracia. Aleluya.

Cántico    EL PLAN DIVINO DE LA SALVACION             Ef. 1,3-10

El Dios salvador

Confesamos la fe de la Iglesia en el señorío de Cristo sobre nuestras personas, la humanidad entera y sobre el universo.

 

Bendito sea Dios,

Padre de Nuestro Señor Jesucristo,

que nos ha bendecido en la persona de Cristo

con toda clase de bienes espirituales y celestiales.

Él  nos eligió en la persona de Cristo,

antes de crear el mundo,

para que fuésemos santos

e irreprochables ante Él por el amor.

Él nos ha destinado en la persona de Cristo,

 por pura iniciativa suya,

a ser sus hijos,

para que la gloria de su gracia,

que tan generosamente nos ha concedido

en su querido Hijo,

redunde en alabanza suya.

Por este Hijo, por su sangre,

hemos recibido la redención,

el perdón de los pecados.

El tesoro de su gracia, sabiduría y prudencia

ha sido un derroche para con nosotros,

dándonos a conocer el misterio de su voluntad.

Éste es el plan

que había proyectado realizar por Cristo

cuando llegase el momento culminante:

recapitular en Cristo todas las cosas,

del cielo y de la tierra.

(hacer que todas las cosas tuviesen a Cristo por cabeza,

las del cielo y las de la tierra).

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Antífona 3

Fuera del tiempo pascual: Cuando llegó el momento culminante, Dios recapituló todas las cosas en Cristo.

Lunes Santo: Dios nos ha concedido generosamente su gracia en su querido Hijo; por este Hijo, por su sangre, hemos recibido la redención.

Tiempo pascual:  De su plenitud todos hemos recibido gracia tras gracia. Aleluya.

Tiempo ordinario

LECTURA BREVE      1Ts 2,13

No cesamos de dar gracias a Dios, porque al recibir la palabra de Dios, que os predicamos, la acogisteis no como palabra de hombre, sino, cual es en verdad, como palabra de Dios, que permanece operante en vosotros los creyentes.

RESPONSORIO BREVE

V/. Suba mi oración hasta ti, Señor.

R/. Suba mi oración hasta ti, Señor.

V/. Como incienso en tu presencia.

R/. Hasta ti, Señor.

V/. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

R/. Suba mi oración hasta ti, Señor.

CÁNTICO EVANGÉLICO

 

Magníficat, ant.: Proclame siempre mi alma tu grandeza, oh Dios mío.

 

Magníficat        Lc 1, 46-55

Alegría del alma en el Señor

 

Repetir antífona

 

PRECES

Glorifiquemos a Cristo, que ama a la Iglesia y le da alimento y calor, y digámosle suplicantes:

Atiende, Señor, los deseos de tu pueblo.

 

Señor Jesús, haz que todos los hombres se salven

—y lleguen al conocimiento de la verdad.

Guarda con tu protección al Papa Benedicto y a nuestro obispo (…),

—ayúdalos con el poder de tu brazo.

Ten compasión de los que buscan trabajo,

—y haz que consigan un empleo digno y estable.

Sé, Señor, refugio del oprimido

—y su ayuda en los momentos de peligro.

Se pueden añadir algunas intenciones libres.

Jesús, el único Santo,

—haz que tu santidad esté siempre con tus sacerdotes.

Te pedimos por el eterno descanso de los que durante su vida ejercieron el ministerio para bien de tu Iglesia:

—que también te celebren eternamente en tu reino.

Fieles a la recomendación del Salvador, nos atrevemos a decir:

Padre nuestro,

 

Oración

Dios todopoderoso y eterno, que has querido asistirnos en el trabajo que nosotros, tus pobres siervos, hemos realizado hoy, al llegar al término de este día, acoge nuestra ofrenda de la tarde, en la que te damos gracias por todos los beneficios que de ti hemos recibido.

—Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

R/. Amén.

CONCLUSIÓN

V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.

R. Amén.



 faceb twitter

Ingresa

Recordarme

Barcelona 2017

formacion-carismatica-2017

Aula de formación

logo-aula

Vidas ejemplares

Vidas-ejemplares-imagen

Juniorado Inter

 Comunicaciones

Salamanca-1-2017


Calendario Palautiano 2017

calendar

Idioma

Acción Pastoral

Pastoral-Argentina

taiwan-

cm-corea

rumania1

Thailandia

polonia-2015

Brasil1

Info Demarcaciones

INFO-DEM

Brasil 2017

Brasil-2017

Cátedra de Francisco Palau

CMS

logocms

CM Mártires

Presentación Canto a lo Divino

Foscarmis

solidaridad1-1

Video Cantayrac

Ciudad de Dios

ciudaddedios

El Carmelo de Cali

carmelo-cali

Contáctanos

 

email logo1Si deseas comunicarte con nosotras, escríbenos a carmisioneras@gmail.com tendremos el gusto de responder tus inquietudes.