Contenido de este artículo
Salterio I Semana
Domingo I
Lunes I
Martes I
Miércoles I
Jueves I
Viernes I
Sábado I
Anexo
Todas las páginas


ANEXO A:

 

Antífonas de los Cánticos Evangélicos para los Domingos I del Salterio.

Ciclo litúrgico “A” en los años:   2011; 2014; 2017 ...

 

 

I VÍSPERAS DOMINGO (Sábados por la tarde)

ANTÍFONAS MAGNIFICAT

 

Domingo V: Sed como la luz que alumbra a todos los de la casa.

 

Domingo IX: No todo el que me dice: «Señor, Señor» entrará en el reino de los cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en el cielo.

 

Domingo XIII: El que a vosotros recibe a mí me recibe, y recibe también a aquel que me ha enviado.

 

Domingo XVII: Un escriba que entiende del reino de los cielos es como un padre de familia que va sacando del arca lo nuevo y lo antiguo.

 

Domingo XXI: Colgaré del hombro de mi siervo la llave de mi casa; lo que él abra nadie lo cerrará, lo que él cierre nadie lo abrirá.

 

Domingo XXV: Dice el Señor: «Como el cielo es más alto que la tierra, mis caminos son más altos que los vuestros, mis planes, que vuestros planes.»

 

Domingo XXIX: De oriente a occidente no hay otro Dios fuera de mí. Yo soy el Señor, y no hay otro.

 

Domingo XXXIII: «Al que tiene se le dará y le sobrará, pero al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene», dice el Señor.

 

Laudes

ANTÍFONAS BENEDICTUS

 

Domingo V: Vosotros sois la luz del mundo; alumbre vuestra luz a los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en el cielo.

Domingo IX: «El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica —dice el Señor— se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena.»

 

Domingo XIII: «El que no toma su cruz y sigue en pos de mí no es digno de mí», dice el Señor.

Domingo XVII: El reino de los cielos se parece a la red que echan en el mar. Cuando está llena, la arrastran a la orilla y separan a los malos de los buenos.

 

Domingo XXI: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.» «¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!»

 

Domingo XXV: El propietario salió al amanecer a contratar jornaleros para su viña.

 

Domingo XXIX: Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad. Aleluya.

 

Domingo XXXIII: Nosotros somos hijos de la luz e hijos del día, por eso hemos de estar vigilantes, esperando la venida del Señor.

 

II Vísperas

ANTÍFONAS MAGNIFICAT

 

Domingo V: Vosotros, mis discípulos, sois la sal de la tierra y la luz del mundo.

 

Domingo IX: Los ríos y los vientos descargaron contra la casa del prudente, pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca.

 

Domingo XIII: Quien quiera conservar su vida la perderá, quien por mi causa la perdiere la encontrará.

 

Domingo XVII: El reino de los cielos se parece a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una de gran valor, se va a vender todo lo que tiene y la compra.

 

Domingo XXI: A ti, Simón Pedro, te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo.

 

Domingo XXV: Id también vosotros a mi viña, y os pagaré lo debido.

 

Domingo XXIX: Pagadle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. Aleluya.

 

Domingo XXXIII: Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, pasa al banquete de tu Señor.

 


ANEXO B:

 

Antífonas de los Cánticos Evangélicos para los Domingos I del Salterio.

Ciclo litúrgico “B” para los años: 2009; 2012; 2015; ...

 

 

I VÍSPERAS DOMINGO (Sábados por la tarde)

ANTÍFONAS MAGNIFICAT

 

Domingo V: Al anochecer, cuando se puso el sol, llevaron todos los enfermos y endemoniados a Jesús, y él los curó.

Domingo IX: Jesús, apenado por la dureza de corazón de los fariseos, les dijo: «El sábado se ha hecho para el hombre, no el hombre para el sábado.»

Domingo XIII: Una mujer enferma tocó el manto de Jesús, e inmediatamente notó que su cuerpo estaba curado.

 

Domingo XVII: Jesús, al ver que acudía mucha gente, dijo a Felipe: «¿Con qué compraremos panes para que coman éstos?»

Domingo XXI: El Hijo del hombre ha subido a donde estaba antes. Él es quien da vida al mundo.

Domingo XXV: El que acoge a un niño como éste en mi nombre me acoge a mí y al que me ha enviado.

 

Domingo XXIX: «El cáliz que yo voy a beber lo beberéis, y os bautizaréis con el bautismo con que yo me voy a bautizar», dice el Señor.

 

Domingo XXXIII: El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán.

 

Laudes

ANTÍFONAS BENEDICTUS

 

Domingo V: Se levantó Jesús de madrugada, se marchó al descampado y allí se puso a orar.

Domingo IX: ¿No es más apropiado para un sábado hacer el bien y salvar una vida?

 

Domingo XIII: Jesús se volvió y, al ver a la mujer, le dijo: «¡Ánimo, hija!, tu fe te ha curado.» Aleluya.

Domingo XVII: Un muchacho ofreció cinco panes de cebada y un par de peces. Jesús dijo la acción de gracias y los repartió, todo lo que quisieron.

Domingo XXI: El Espíritu es quien da vida; la carne no sirve de nada. Las palabras que os he dicho son espíritu y vida.

 

Domingo XXV: El Hijo del hombre tenía que morir y resucitar para salvar al mundo.

 

Domingo XXIX: El que quiera ser grande entre vosotros sea vuestro servidor; y el que quiera ser el primero sea esclavo de todos.

 

Domingo XXXIII: Los sabios (justos) brillarán como el fulgor del firmamento por toda la eternidad.

 

II Vísperas

ANTÍFONAS MAGNIFICAT

 

Domingo V: Para eso he salido, para traer a todos el mensaje de la salvación.

Domingo IX: Jesús dice: «El Hijo del hombre es dueño también del sábado.»

 

Domingo XIII: Entró Jesús en la casa y les dijo: «La niña no está muerta, está dormida.» La cogió de la mano y le dijo: «Niña, levántate.»

 

Domingo XVII: La gente, al ver el signo que Jesús había hecho, decía: «Éste sí que es el Profeta que tenía que venir al mundo.»

Domingo XXI: Señor, ¿a quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo consagrado por Dios. Aleluya.

Domingo XXV: «El primero entre vosotros será vuestro servidor —dice el Señor—, pues el que se humilla será enaltecido.» Aleluya.

Domingo XXIX:El Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por todos.

 

Domingo XXXIII: Verán venir al Hijo del hombre sobre las nubes con gran poder y majestad.

 


ANEXO C:

 

Antífonas de los Cánticos Evangélicos para los Domingos I del Salterio.

Ciclo litúrgico “C” en los años:   2010; 2013; 2016 ...

 

 

I VÍSPERAS DOMINGO (Sábados por la tarde)

ANTÍFONAS MAGNIFICAT

 

Domingo V: La gente se agolpaba alrededor de Jesús para oír la palabra de Dios.

 

Domingo IX: Jesús, a petición de los ancianos, se fue a casa del centurión para curar a su criado.

Domingo XIII: Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén, para sufrir allí la pasión.

 

Domingo XVII: Estaba Jesús orando en cierto lugar; cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: «Señor, enséñanos a orar.»

 

Domingo XXI: «Yo vendré para reunir a las naciones de toda lengua: vendrán para ver mi gloria», dice el Señor.

 

Domingo XXV: Ganaos amigos con el dinero injusto, para que, cuando os falte, os reciban en las moradas eternas.

 

Domingo XXIX: Moisés sostuvo en alto las manos, orando, hasta la puesta del sol.

 

Domingo XXXIII: «A los que honran mi nombre los iluminará un sol de justicia», dice el Señor.

 

Laudes

ANTÍFONAS BENEDICTUS

 

Domingo V: Maestro, nos hemos pasado la noche bregando y no hemos cogido nada; pero, por tu palabra, echaré las redes.

 

Domingo IX: Señor, yo no soy digno de que entres en mi casa; pero basta que digas una palabra y mi criado quedará sano.

 

Domingo XIII: Las zorras tienen madriguera y los pájaros nido, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza.

 

Domingo XVII: Si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo piden?

 

Domingo XXI: «Esforzaos en entrar por la puerta estrecha —dice el Señor—; es la puerta de la vida.»

 

Domingo XXV: Sed fieles en lo poco, y Dios os confiará las riquezas verdaderas.

 

Domingo XXIX: Dios hará justicia a sus elegidos que le gritan día y noche.

 

Domingo XXXIII: Os perseguirán por causa de mi nombre: así tendréis ocasión de dar testimonio; yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ningún adversario vuestro.

 

II Vísperas

ANTÍFONAS MAGNIFICAT

 

Domingo V: «Apártate de mí, Señor, que soy un pecador.» «No temas, Simón Pedro, desde ahora serás pescador de hombres.»

 

Domingo IX: «Ni siquiera en Israel he encontrado una fe tan grande», dice el Señor.

Domingo XIII: El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios.

 

Domingo XVII: Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá. Aleluya.

 

Domingo XXI: Vendrán muchos de Oriente y Occidente y se sentarán a la mesa con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de los cielos.

 

Domingo XXV: Nadie puede servir a dos señores; no podéis servir a Dios y al dinero.

 

Domingo XXIX: Cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe en la tierra?

 

Domingo XXXIII: «Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas», dice el Señor.

 


 ANEXO

 

Oración final para el tiempo ordinario

“Salterio I”

 

Para los Domingos I en todas las horas (salvo completas); y para todos los días de la semana en el oficio de lecturas.

 

 

Por lo general, la oración se termina de la siguiente manera:

—Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos.

R/. Amén.

 

Semana I:Oh Dios, que has iluminado las tinieblas de nuestra ignorancia con la luz de tu Palabra: acrecienta en nosotros la fe que tú mismo nos has dado; que ninguna tentación pueda nunca destruir el ardor de la fe y de la caridad que tu gracia ha encendido en nuestro espíritu.

—Por nuestro Señor Jesucristo,...

 

Semana V: Vela, Señor, con amor continuo sobre tu familia; protégela y defiéndela siempre, ya que sólo en ti ha puesto su esperanza.

—Por nuestro Señor Jesucristo,...

 

Semana IX: Señor, nos acogemos confiadamente a tu providencia, que nunca se equivoca, y te suplicamos que apartes de nosotros todo mal y nos concedas aquellos beneficios que pueden ayudarnos para la vida presente y futura.

—Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,....

 

Semana XIII: Padre de bondad, que por la gracia de la adopción nos has hecho hijos de la luz, concédenos vivir fuera de las tinieblas del error y permanecer siempre en el esplendor de la verdad.

—Por nuestro Señor Jesucristo,...

 

Semana XVII: Oh Dios, protector de los que en ti esperan, sin ti nada es fuerte ni santo; multiplica sobre nosotros los signos de tu misericordia, para que, bajo tu guía providente, de tal modo nos sirvamos de los bienes pasajeros, que podamos adherirnos a los eternos.

—Por nuestro Señor Jesucristo,...

 

Semana XXI: Oh Dios, que unes los corazones de tus fieles en un mismo deseo, inspira a tu pueblo el amor a tus preceptos y la esperanza en tus promesas, para que, en medio de las vicisitudes del mundo, nuestros corazones estén firmes en la verdadera alegría.

—Por nuestro Señor Jesucristo,...

 

Semana XXV: Oh Dios, que has dispuesto la plenitud de la ley en el amor a ti y al prójimo, concédenos cumplir tus mandamientos para llegar así a la vida eterna.

—Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,...

 

Semana XXIX: Dios todopoderoso y eterno, te pedimos entregarnos a ti con fidelidad y servirte con sincero corazón.

—Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,...

 

Semana XXXIII: Señor, Dios nuestro, concédenos vivir siempre alegres en tu servicio, porque en servirte a ti, creador de todo bien, consiste el gozo pleno y verdadero.

—Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,...

 



 faceb twitter

Ingresa

Recordarme

Aula de formación

logo-aula


 

Vidas ejemplares

Vidas-ejemplares-imagen

Idioma

Info Demarcaciones

INFO-DEM

Cátedra de Francisco Palau

Foscarmis

solidaridad1-1

Contáctanos

 

email logo1Si deseas comunicarte con nosotras, escríbenos a carmisioneras@gmail.com tendremos el gusto de responder tus inquietudes.