Contenido de este artículo
Salterio I Semana
Domingo I
Lunes I
Martes I
Miércoles I
Jueves I
Viernes I
Sábado I
Anexo
Todas las páginas


Laudes DOMINGO I

 

INVOCACIÓN INICIAL

V.  Señor, ábreme los labios.

R.  Y mi boca proclamará tu alabanza.

 

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Invitatorio

Ant.  Venid aclamemos al Señor, demos vítores a la Roca que nos salva. Aleluya.

Salmo del invitatorio (23, 66, 94 o 99)*

 

Repetir antífona

 

Himno del ordinario

Es domingo; una luz nueva

resucita la mañana

con su mirada inocente,

llena de gozo y de gracia.

Es domingo; la alegría

del mensaje de la Pascua

es la noticia que llega

siempre y que nunca se gasta.

Es domingo; la pureza

no sólo la tierra baña,

que ha penetrado en la vida

por las ventanas del alma.

Es domingo; la presencia

de Cristo llena la casa:

la Iglesia, misterio y fiesta,

por Él y en Él convocada.

Es domingo; «éste es el día

que hizo el Señor», es la Pascua,

día de la creación

nueva y siempre renovada.

Es domingo; de su hoguera

brilla toda la semana

y vence oscuras tinieblas

en jornadas de esperanza.

Es domingo; un canto nuevo

toda la tierra le canta

al Padre, al Hijo, al Espíritu,

único Dios que nos salva. Amén.

 

 Otro HIMNO

Es verdad que las luces del alba

del día de hoy

son más puras radiantes y bellas,

por gracia de Dios.

 

Es verdad que yo siento en mi vida,

muy dentro de mí,

que la gracia de Dios es mi gracia,

que no merecí.

 

Es verdad que la gracia del Padre,

en Cristo Jesús,

es la gloria del hombre y del mundo,

bañado en luz.

 

Es verdad que la Pascua de Cristo,

es pascua por mí,

que su muerte y victoria me dieron

eterno vivir.

 

Viviré en alabanzas al Padre,

que al Hijo nos dio,

y que el santo Paráclito inflame,

nuestra alma en amor. Amén.

 

Antífona 1

Domingo I de Adviento: Aquel día los montes destilarán dulzura y las colinas manarán leche y miel. Aleluya.

Domingo I de Cuaresma:Toda mi vida te bendeciré, Señor, y alzaré las manos invocándote.

Domingo V de Cuaresma: Tu, Señor, fuiste mi auxilio.

Domingo V de Pascua: El que tenga sed, que venga a beber de balde el agua viva.

Domingo I del Ordinario: Por ti madrugo, Dios mío, para contemplar tu fuerza y tu gloria.

Salmo 62, 2-9   EL ALMA SEDIENTA DE DIOS

'La gracia de Dios es mejor que la vida' proclamamos con Cristo y la Iglesia. Lo haremos prácticamente prefiriéndole a los ídolos de la mundanidad, presunción y sensualidad.

Madruga por Dios todo el que rechaza

las obras de las tinieblas.

Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo,

  mi alma está sedienta de ti;

  mi carne tiene ansia de ti,

  como tierra reseca, agostada, sin agua.

 

¡Cómo te contemplaba en el santuario

  viendo tu fuerza y tu gloria!

  Tu gracia vale más que la vida,

  te alabarán mis labios.

 

Toda mi vida te bendeciré

  y alzaré las manos invocándote.

  Me saciaré como de enjundia y de manteca,

  y mis labios te alabarán jubilosos.

 

En el lecho me acuerdo de ti

  y velando medito en ti,

  porque fuiste mi auxilio,

  y a la sombra de tus alas canto con júbilo;

  mi alma está unida a ti,

  y tu diestra me sostiene.

 

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Antífona 1

Domingo I de Adviento: Aquel día los montes destilarán dulzura y las colinas manarán leche y miel. Aleluya.

Domingo I de Cuaresma:Toda mi vida te bendeciré, Señor, y alzaré las manos invocándote.

Domingo V de Cuaresma: Tu, Señor, fuiste mi auxilio.

Domingo V de Pascua: El que tenga sed, que venga a beber de balde el agua viva.

Domingo I del Ordinario: Por ti madrugo, Dios mío, para contemplar tu fuerza y tu gloria.

Antífona 2

Domingo I de Adviento: Los montes y las colinas aclamarán en presencia del Señor y los árboles del bosque aplaudirán, porque viene el Señor y reinará eternamente. Aleluya.

Domingo I de Cuaresma: Cantad y ensalzad a Dios eternamente.

Domingo V de Cuaresma: Líbranos con tu poder maravilloso y sálvanos del poder de la muerte.

Domingo V de Pascua: Rendid homenaje al Señor, que hizo el cielo, la tierra, el mar y los manantiales. Aleluya.

Domingo I del Ordinario: En medio de las llamas, los tres jóvenes unánimes cantaban: “Bendito sea el Señor.” Aleluya.

Cánt.  TODA LA CREACION ALABE AL SEÑOR Dn 3, 57-88. 56

Toda la creación pertenece a Dios y le permanece sujeta; mientras el hombre sin Dios solo mira a apropiárselos. Con sencillez y gratitud reportamos a Él cuanto existe.

Alabad al Señor, sus siervos todos.

(Ap 19,5)

 

Criaturas todas del Señor, bendecid al Señor,

ensalzadlo con himnos por los siglos.

 

Ángeles del Señor, bendecid al Señor;

cielos, bendecid al Señor.

 

Aguas del espacio bendecid al Señor;

ejércitos del Señor, bendecid al Señor;

 

Sol y luna, bendecid al Señor;

astros del cielo, bendecid al Señor;

 

Lluvia y rocío, bendecid al Señor;

vientos todos, bendecid al Señor;

 

Fuego y calor, bendecid al Señor;

fríos y heladas, bendecid al Señor;

 

Rocíos y nevadas, bendecid al Señor;

témpanos y hielos, bendecid al Señor;

 

Escarchas y nieves, bendecid al Señor;

noche y día, bendecid al Señor;

 

Luz y tinieblas, bendecid al Señor;

rayos y nubes, bendecid al Señor;

 

Bendiga la tierra al Señor,

ensálcelo con himnos por los siglos.

 

Montes y cumbres, bendecid al Señor;

cuanto germina en la tierra, bendiga al Señor.

 

Manantiales, bendecid al Señor;

mares y ríos, bendecid al Señor;

 

Cetáceos y peces, bendecid al Señor;

aves del cielo, bendecid al Señor;

 

Fieras y ganados, bendecid al Señor;

ensalzadlo con himnos por los siglos.

 

Hijos de los hombres, bendecid al Señor;

bendiga Israel al Señor.

 

Sacerdotes del Señor, bendecid al Señor;

siervos del Señor, bendecid al Señor;

 

Almas y espíritus justos, bendecid al Señor;

santos y humildes de corazón, bendecid al Señor;

 

Ananías, Azarías y Misael, bendecid al Señor;

ensalzadlo con himnos por los siglos.

 

Bendigamos al Padre, y al Hijo con el Espíritu Santo,

ensalcémoslo con himnos por los siglos.

 

Bendito el señor en la bóveda del cielo,

alabado y glorioso y ensalzado por los siglos.

 

No se dice Gloria al Padre.

 

Antífona 2

Domingo I de Adviento: Los montes y las colinas aclamarán en presencia del Señor y los árboles del bosque aplaudirán, porque viene el Señor y reinará eternamente. Aleluya.

Domingo I de Cuaresma: Cantad y ensalzad a Dios eternamente.

Domingo V de Cuaresma: Líbranos con tu poder maravilloso y sálvanos del poder de la muerte.

Domingo V de Pascua: Rendid homenaje al Señor, que hizo el cielo, la tierra, el mar y los manantiales. Aleluya.

Domingo I del Ordinario: En medio de las llamas, los tres jóvenes unánimes cantaban: “Bendito sea el Señor.” Aleluya.

 Antífona 3

Domingo I de Adviento:  Vendrá el gran profeta y renovará Jerusalén. Aleluya.

Domingo I de Cuaresma: El Señor ama a su pueblo y adorna con la victoria a los humildes.

Domingo V de Cuaresma: Ha  llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del hombre.

Domingo V de Pascua: Los fieles festejan la gloria del Señor. Aleluya.

Domingo I del Ordinario: Que el pueblo de Dios se alegre por su Rey. Aleluya.

Salmo   149     ALEGRIA DE LOS SANTOS

La familia de Dios ha de cantar su predilección y favor por ella. Pues le anima la certeza de que todas las colectividades y jefes del mundo, un día quedarán reducidos bajo su señorío real.

 Los hijos de la Iglesia, nuevo pueblo de Dios,

se alegran por su Rey, Cristo, el Señor. (Hesiquio)

 

Cantad al Señor un cántico nuevo,

 resuene su alabanza en la asamblea de los fieles;

  que se alegre Israel por su Creador,

  los hijos de Sión por su Rey.

 

Alabad su nombre con danzas,

  cantadle con tambores y cítaras;

  porque el Señor ama a su pueblo

  y adorna con la victoria a los humildes.

 

Que los fieles festejen su gloria

  y canten jubilosos en filas:

  con vítores a Dios en la boca

  y espadas de dos filos en las manos:

 

para tomar venganza de los pueblos

  y aplicar el castigo a las naciones,

  sujetando a los reyes con argollas,

  a los nobles con esposas de hierro.

 

Ejecutar la sentencia dictada

  es un honor para todos sus fieles. 

 

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Antífona 3

Domingo I de Adviento:  Vendrá el gran profeta y renovará Jerusalén. Aleluya.

Domingo I de Cuaresma: El Señor ama a su pueblo y adorna con la victoria a los humildes.

Domingo V de Cuaresma: Ha  llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del hombre.

Domingo V de Pascua: Los fieles festejan la gloria del Señor. Aleluya.

Domingo I del Ordinario: Que el pueblo de Dios se alegre por su Rey. Aleluya.

Tiempo ordinario

LECTURA BREVE         Ap 7, 10. 12

¡La salvación es de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero! La bendición, y la gloria, y la sabiduría, y la acción de gracias, y el honor, y el poder, y la fuerza son de nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén.

 

RESPONSORIO BREVE

V.   Cristo, Hijo de Dios vivo, ten piedad de nosotros.

R.   Cristo, Hijo de Dios vivo, ten piedad de nosotros.

V.   Tú que estás sentado a la derecha del Padre.

R.   Ten piedad de nosotros.

V.   Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R.   Cristo, Hijo de Dios vivo, ten piedad de nosotros.

 

CANTICO EVANGELICO

Antífona laudes domingo _: (*)

 

(*)Varía según domingo y ciclo litúrgico

“Ir a ANEXO”

Benedictus       Lc 1, 68-79

EL MESÍAS Y SU PRECURSOR

Repetir antífona

 

PRECES

Glorifiquemos al Señor Jesús, luz que alumbra a todo hombre y Sol de justicia que no conoce ocaso, y digámosle:

¡Oh Señor, vida y salvación nuestra!

 

Creador del universo, al darte gracias por el nuevo día que ahora empieza,

—te pedimos que el recuerdo de tu santa resurrección sea nuestro gozo durante este domingo.

Que tu Espíritu Santo nos enseñe a cumplir tu voluntad,

—y que tu sabiduría dirija hoy nuestras acciones.

Que, al celebrar la eucaristía de este domingo, tu palabra nos llene de gozo,

—y la participación en tu banquete haga crecer nuestra esperanza.

Que sepamos contemplar las maravillas que tu generosidad nos concede,

—y vivamos durante todo el día en acción de gracias. 

 

    Se puede añadir algunas intenciones libres.

 

Digamos ahora todos juntos la oración que Cristo nos enseñó: Padre nuestro*.

 

Oración (*)

(*) Varía según domingo

“Ir a ANEXO”

CONCLUSIÓN

V. Que el Señor nos bendiga, nos guarde

R. Amén.


II Vísperas Domingo I

 

SALUDO INICIAL:

V. Dios mío, ven en mi auxilio.

R. Señor, date prisa en socorrerme.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Himno del ordinario

Quédate con nosotros;

la noche está cayendo.

¿Cómo te encontraremos

al declinar el día,

si tu camino no es nuestro camino?

Deténte con nosotros;

la mesa está servida,

caliente el pan y envejecido el vino.

¿Cómo sabremos que eres

un hombre entre los hombres,

si no compartes nuestra mesa humilde?

Repártenos tu cuerpo,

y el gozo irá alejando

la oscuridad que pesa sobre el hombre.

Vimos romper el día

sobre tu hermoso rostro,

y al sol abrirse paso por tu frente.

Que el viento de la noche

no apague el fuego vivo

que nos dejó tu paso en la mañana.

Arroja en nuestras manos,

tendidas en tu busca,

las ascuas encendidas del Espíritu;

y limpia, en lo más hondo

del corazón del hombre,

tu imagen empañada por la culpa. Amén.

 

OtroHIMNO

Dios de la luz, presencia ardiente

sin meridiano ni frontera:

vuelves la noche mediodía,

ciegas al sol con tu derecha.

 

Como columna de la aurora,

iba en la noche tu grandeza;

te vio el desierto, y destellaron

luz de tu gloria las arenas.

 

Cerró la noche sobre Egipto

como cilicio de tinieblas,

para tu pueblo amanecías

bajo los techos de las tiendas.

 

Eres la luz, pero en tu rayo

lanzas el día o la tiniebla:

ciegas los ojos del soberbio,

curas al pobre su ceguera.

 

Cristo Jesús, tú que trajiste

fuego a la entraña de la tierra,

guarda encendida nuestra lámpara

hasta la aurora de tu vuelta. Amén

 

Antífona 1

Domingo I de Adviento: Hija de Sión, alégrate; salta de gozo, hija de Jerusalén. Aleluya.

Domingo I de Cuaresma: Al Señor, tu Dios, adorarás, y a Él solo darás culto.

Domingo V de Cuaresma: Lo mismo que fue elevada la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre.

Domingo V de Pascua: Resucitó el Señor y está sentado a la derecha de Dios. Aleluya.

Domingo I del Ordinario: Desde Sión extenderá el Señor el poder de su cetro, y reinará eternamente. Aleluya.

Salmo  109   EL MESÍAS, REY Y SACERDOTE

David, el pueblo de Dios, proclamamos al Mesías salvador, que sobrepasando la adversidad, será glorificado al colmo.

 Cristo tiene que reinar

 hasta que Dios haga de sus enemigos

 estrado de sus pies. (1Co 15,25)

Oráculo del Señor a mi Señor:

  "siéntate a mi derecha,

  y haré de tus enemigos

  estrado de tus pies".

  Desde Sión extenderá el Señor

  el poder de tu cetro:

  somete en la batalla a tus enemigos.

 

"Eres príncipe desde el día de tu nacimiento,

  entre esplendores sagrados;

  yo mismo te engendré, como rocío,

  antes de la aurora".

 

El Señor lo ha jurado y no se arrepiente:

  "Tú eres sacerdote eterno,

  según el rito de Melquisedec".

 

El Señor a tu derecha, el día de su ira,

  quebrantará a los reyes.

  En su camino beberá del torrente,

  por eso, levantará la cabeza.

 

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Antífona 1

Domingo I de Adviento: Hija de Sión, alégrate; salta de gozo, hija de Jerusalén. Aleluya.

Domingo I de Cuaresma: Al Señor, tu Dios, adorarás, y a Él solo darás culto.

Domingo V de Cuaresma: Lo mismo que fue elevada la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre.

Domingo V de Pascua: Resucitó el Señor y está sentado a la derecha de Dios. Aleluya.

Domingo I del Ordinario: Desde Sión extenderá el Señor el poder de su cetro, y reinará eternamente. Aleluya.

Antífona 2

Domingo I de Adviento: Vendrá nuestro rey, Cristo, el Señor; el cordero de quien Juan anunció la venida.

Domingo I de Cuaresma: Ahora es tiempo favorable, ahora es día de salvación.

Domingo V de Cuaresma: El Señor de los ejércitos es protección liberadora, rescate salvador.

Domingo V de Pascua: Nos ha sacado del dominio de las tinieblas y nos ha trasladado al reino de su Hijo. Aleluya.

Domingo I del Ordinario: En presencia del Señor se estremece la tierra. Aleluya.

Salmo 113 A   ISRAEL LIBERADO DE EGIPTO

Dios se ha mostrado poderoso a favor de su pueblo, y es poderoso hoy día por encima aún de la naturaleza toda y de los elementos.

Reconoced que también vosotros,

los que renunciasteis al mundo,

habéis salido de Egipto. (S. Agustín)

 

 Cuando Israel salió de Egipto,

  los hijos de Jacob de un pueblo balbuciente,

  Judá fue su santuario,

  Israel fue su dominio.

 

El mar, al verlos, huyó,

  el Jordán se echó atrás;

  los montes saltaron como carneros;

  las colinas, como corderos.

 

¿Qué te pasa, mar, que huyes,

  y a ti, Jordán, que te echas atrás?

  ¿Y a vosotros, montes, que saltáis como carneros;

  colinas, que saltáis como corderos?.

 

En presencia del Señor se estremece la tierra,

  en presencia del Dios de Jacob;

  que transforma las peñas en estanques,

  el pedernal en manantiales de agua. 

 

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Antífona 2

Domingo I de Adviento: Vendrá nuestro rey, Cristo, el Señor; el cordero de quien Juan anunció la venida.

Domingo I de Cuaresma: Ahora es tiempo favorable, ahora es día de salvación.

Domingo V de Cuaresma: El Señor de los ejércitos es protección liberadora, rescate salvador.

Domingo V de Pascua: Nos ha sacado del dominio de las tinieblas y nos ha trasladado al reino de su Hijo. Aleluya.

Domingo I del Ordinario: En presencia del Señor se estremece la tierra. Aleluya.

Antífona 3

Domingo I de Adviento: Llego en seguida y traigo conmigo mi salario, para pagar a cada uno según sus propias obras.

Domingo V de Pascua: Aleluya. Reina nuestro Dios, gocemos y démosle gracias. Aleluya.

Domingo I del Ordinario: Reina el Señor, nuestro Dios dueño de todo. Aleluya.

Cántico LAS BODAS DEL CORDERO Ap. 19,1-7

Proclamamos con la palabra de Dios, la instauración del reino celestial que ha de llegar, y la culminación escatológica de la gloria de nuestro Mesías salvador.

 

Aleluya.

La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios

Porque sus juicios son verdaderos y justos.

Aleluya. 

 

Aleluya.

Alabad al Señor sus siervos todos.

Los que le teméis, pequeños y grandes.

Aleluya.

 

Aleluya.

Porque reina el Señor, nuestro Dios, dueño de todo.

Alegrémonos y gocemos y démosle gracias. 

Aleluya.

 

Aleluya. 

Llegó la boda del cordero.

Su esposa se ha embellecido. 

Aleluya.

 

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Antífona 3

Domingo I de Adviento:  Llego en seguida y traigo conmigo mi salario, para pagar a cada uno según sus propias obras.

Domingo V de Pascua: Aleluya. Reina nuestro Dios, gocemos y démosle gracias. Aleluya

Domingo I del Ordinario: Reina el Señor, nuestro Dios dueño de todo. Aleluya.

------------------------------------------------------------

 

CUARESMA

Antifona 3 y Cántico en tiempo de cuaresma

 

Antífona 3 Cuaresma

 Domingo I de Cuaresma: Mirad, estamos subiendo a Jerusalén y se va a cumplir todo lo que está escrito acerca del Hijo del hombre.

Domingo V de Cuaresma: Él fue traspasado por nuestras rebeliones, triturado por nuestros crímenes, sus cicatrices nos curaron.

Cántico Cuaresma: Cf. 1P 2,21b-24

La pasión voluntaria de Cristo, el siervo de Dios

Cristo padeció por nosotros,

dejándonos un ejemplo

para que sigamos sus huellas.

Él no cometió pecado

ni encontraron engaño en su boca;

cuando lo insultaban,

no devolvía el insulto;

en su pasión no profería amenazas;

al contrario,

se ponía en manos del que juzga justamente.

Cargado con nuestros pecados, subió al leño,

para que, muertos al pecado,

vivamos para la justicia.

Sus heridas nos han curado.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Antífona 3 Cuaresma

Domingo I de Cuaresma: Mirad, estamos subiendo a Jerusalén y se va a cumplir todo lo que está escrito acerca del Hijo del hombre.

Domingo V de Cuaresma: Él fue traspasado por nuestras rebeliones, triturado por nuestros crímenes, sus cicatrices nos curaron.

------------------------------------------------------------

 

Tiempo ordinario

LECTURA BREVE           2Co. 1,3-4

¡Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordia y Dios del consuelo! Él nos alienta en nuestras luchas hasta el punto de poder nosotros alentar a los demás en cualquier lucha, repartiendo con ellos el ánimo que nosotros recibimos de Dios.

RESPONSORIO BREVE

V. Bendito eres, Señor, en la bóveda del cielo.

R. Bendito eres, Señor, en la bóveda del cielo.

 

V. Digno de gloria y alabanza por los siglos.

R. En la bóveda del cielo.

 

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R.  Bendito eres, Señor, en la bóveda del cielo. 

 

CANTICO EVANGELICO

Ant. II Vísperas Domingo _: (*) 

 

(*)Varía según domingo y ciclo litúrgico

“Ir a ANEXO”

 

Magníficat        Lc 1, 46-55

Alegría del alma en el Señor

Repetir antífona

 

PRECES

Adoremos a Cristo, Señor nuestro y cabeza de la Iglesia, y digámosle confiadamente:

 

Venga a nosotros tu reino, Señor.

Señor amigo de los hombres, haz  de tu Iglesia instrumento de concordia y unidad entre ellos

—y signo de salvación para todos los pueblos.

Protege con tu brazo poderoso al Papa y a todos los obispos

—concédeles trabajar en unidad, amor y paz.

A los cristianos concédenos vivir íntimamente unidos a ti, nuestro Maestro,

—y dar testimonio en nuestras vidas de la llegada de tu reino.

Concede, Señor, al mundo el don de la paz

—y haz que en todos los pueblos reine la justicia y el bienestar.

Otorga a los que han muerto, una resurrección gloriosa 

   —y haz que los que aún vivimos en este mundo gocemos un día con ellos de la felicidad eterna.

Se pueden añadir algunas intenciones libres.

Terminemos nuestra oración con las palabras del Señor: Padre nuestro.

Oración (*)

(*) Varía según domingo

“Ir a ANEXO”

 

CONCLUSIÓN

V.   Que el Señor nos bendiga, nos guarde del mal y nos lleve a la vida eterna.

  1. R.Amén.



 faceb twitter

Ingresa

Recordarme

Barcelona 2017

formacion-carismatica-2017

Aula de formación

logo-aula

Vidas ejemplares

Vidas-ejemplares-imagen

Juniorado Inter

 Comunicaciones

Salamanca-1-2017


Calendario Palautiano 2017

calendar

Idioma

Acción Pastoral

Pastoral-Argentina

taiwan-

cm-corea

rumania1

Thailandia

polonia-2015

Brasil1

Info Demarcaciones

INFO-DEM

Brasil 2017

Brasil-2017

Cátedra de Francisco Palau

CMS

logocms

CM Mártires

Presentación Canto a lo Divino

Foscarmis

solidaridad1-1

Video Cantayrac

Ciudad de Dios

ciudaddedios

El Carmelo de Cali

carmelo-cali

Contáctanos

 

email logo1Si deseas comunicarte con nosotras, escríbenos a carmisioneras@gmail.com tendremos el gusto de responder tus inquietudes.